Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Alimentos afrodisiacos de la cocina judía: la nuez moscada



Alimentos afrodisiacos de la cocina judía: la nuez moscada

A la nuez moscada se le adjudica desde la antigüedad propiedades curativas, psicodélicas y afrodisíacas...


La nuez moscada es una especia muy corriente en la actualidad que procede de un árbol oriundo de Indonesia.
Se utiliza con frecuencia en la comida oriental y mediterránea, y también en la ashkenazi.

A su fruto, que se emplea desecado, se le adjudica desde la antigüedad propiedades curativas, psicodélicas y afrodisíacas.

El fruto es redondeado u oval, y está protegido por una delgada cubierta amarilla o rojiza y carnosa. Cuando está maduro, esta cubierta se abre y deja al descubierto otro estrato carnoso de color escarlata, del que se obtienen sustancias aptas para sazonar las comidas.

En el interior de esta segunda capa, llamada macis, se encuentra la nuez moscada propiamente dicha, que contiene la semilla. 

Su gusto dulce, refinado, y el perfume que despide, la volvieron una especie tan apreciada que era una costumbre llevar consigo un poco de ralladura para poder agregarla en la comida o al vino caliente.

Es una especia todavía muy usada en cocina. Normalmente acompaña dulces, budines, cremas y tortas y también el puré de patatas y las coles de Bruselas cocidas.

En Italia es agregada a menudo a los rellenos a base de carne, queso o espinacas para tortellini, raviolis o canelones.

La nuez moscada como afrodisiaco

En América del Sur y Central se suele utilizar como estimulante del deseo sexual de la mujer, al igual que en Zanzíbar, donde se le llama “el Viagra de las mujeres”.

Otra afirmación común es que, espolvoreada en zumos y cócteles, ayuda a retrasar la eyaculación.  

En un estudio realizado en la India, se encontró que la nuez moscada aumentaba significativamente la actividad sexual de las ratas macho y su potencia sexual.

El estudio concluyó que el extracto etanólico al 50 por ciento de nuez moscada posee actividad afrodisíaca, aumentando tanto la libido como la potencia, lo que podría atribuirse a su acción estimuladora del sistema nervioso.

Pero el consumo de la nuez moscada en grandes cantidades puede traer problemas. En grandes dosis puede ser alucinógena. En dosis aún mayores, es fatal. Está asociado con la muerte de varios individuos que la usaron por sus potenciales propiedades psicoactivas.

Por lo tanto, si estás interesado en usar nuez moscada como afrodisiaco, es mejor seguir las recetas de cocina tradicionales que la incorporan o consumirla en infusión la especia, antes que tratar de tomar grandes cantidades por tu cuenta.


La nuez moscada en la tradición judía

Aunque las comunidades judías de diversas partes del mundo conocen y emplean la nuez moscada desde hace mucho tiempo, no es objeto de demasiadas menciones en las fuentes judías.

Una opinión minoritaria afirma que la palabra “qelufah” se refiere en la Biblia a la nuez moscada, aunque el consenso general es que esa palabra designa a la canela.

Y no mucho más en las fuentes judías, pero sí en la vida cotidiana y culinaria judías.

La nuez moscada es utilizada tanto por los árabes de Israel y como por sus comunidades judías originarias de Medio Oriente, especialmente yemenitas, como un medicamento popular, como especia y como un ingrediente importante de las pociones de amor.

Para aumentar la potencia viril, se machaca bien y se agrega a varios alimentos..

La nuez moscada es popular también en la cocina ashkenazi, sobre todo en la polaca (como condimento en el gefilte fish, por ejemplo).

En la década de 1920, un destacado gastrónomo francés de origen polaco, el profesor Edward Pożerski de Pomiane, realizó una investigación sobre los alimentos de las comunidades judías polacas.

Encontró que esos platos eran ricos en nuez moscada, vainilla y cáscara de naranja. Su “Cuisine Juive: Ghettos Modernes” (“Cocina judía: Ghettos modernos”) se publicó en Francia y comprendía una colección de recetas judías que había recopilado en diferentes ciudades de Polonia.

Siguiente: El “sfratto” de los goim (o sfratto de Pitigliano)

Más alimentos afrodisiacos de la cocina judía