Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Alimentos afrodisiacos de la cocina judía: la menta



Alimentos afrodisiacos de la cocina judía: la menta

Un recorrido por el mundo de las mentas, y sus efectos sobre el estómago... y el amor


El complicado mundo de las mentas

Cuando hablamos de “menta” tenemos antes que nada precisar de qué estamos hablando, porque existen diferentes especies de plantas que suelen recibir ese nombre, relacionadas entre sí pero con propiedades diferentes.

La menta a la que nos referimos, la que ha sido utilizada como afrodisiaco y la que tiene el sabor y frescor característicos, es la menta piperita (mentha piperita, peppermint en inglés), que se llama “minta” en la Mishná y “na’ana” (que también es su nombre en árabe) en el Talmud de Jerusalén (Shab. 7, 10a).

Este último nombre presta a confusión, porque en hebreo moderno se llama “nana” a la hierbabuena (mentha spicata), que tiene sabor y propiedades diferentes a la de la menta piperita.

Cuatro especies de menta crecen silvestres en Israel, que no deben confundirse con otras especies relacionadas y que también crecen en la zona, como la menta de caballo (mentha longifolia) o, sobre todo, el muchas veces mencionado en la Biblia “hisopo bíblico” (origanum syriacum), una planta aromática de la familia de las mentas,

Para aumentar la confusión, a esta planta se la suele llamar también “za’atar” por asociación con su uso en la conocida mezcla de hierbas y especias.

En hebreo moderno se llama “ezov”, correspondiente al “ezob” del hebreo clásico. En muchas traducciones inglesas de la Biblia, “ezov” se traduce como hisopo, de ahí el nombre común de “hisopo bíblico”, una planta diferente del hisopo común (hyssopus officinalis).

Los problemas con la identificación surgen de la tradición judía post-bíblica, que prohíbe expresamente el hisopo griego e identifica a la planta bíblica  con la llamada en árabe “zaatar” (Origanum syriacum).

Para complicar más las cosas, se aclara que no debe asociarse con otros “ezovs” que a menudo llevan un término descriptivo adicional, como zaatar farsi o hisopo persa (thymbra capitata), “zaatar rumi” o hisopo romano (satureja thymbra) y “zaatar mani” o calaminta (calamintha incana). 

La menta (piperita) como afrodisiaco

En la mitología griega, Hades fue atrapado por su esposa Perséfone mientras intentaba seducir a la ninfa del río Minthe. En reacción ante lo que veía, Perséfone convirtió a Minthe en una humilde planta de menta para que los transeúntes la pisoteen.

Pero en honor a su amante ahora perdida, Hades hizo que la menta fuera aromática y dulce, para que todos los caminantes reconocieran su encanto.

Originaria del norte de África y del Mediterráneo, la menta fue la primer planta medicinal que empezó a utilizarse como afrodisíaco por su eficacia como estimulante suave del sistema nervioso, sobre todo en las mujeres. 

Pero también.ha dado lugar desde la antigüedad a acaloradas discusiones sobre su efecto en el cuerpo. Mientras que Plinio, Hipócrates y Aristóteles pensaban que era un depresor sexual, muchos griegos creían que era por el contrario un fuerte estimulante sexual.

De hecho, la preocupación por las propiedades afrodisíacas de la menta era tan grande en la antigua Grecia que a los soldados griegos se les prohibía su consumo.

Si bien las propiedades afrodisiacas de la menta se han cuestionado en el pasado, hay estudio que al menos confirman que el aliento fresco de la menta estimula el deseo de besar.

Como se piensa que las mujeres son especialmente receptivas al efecto de la menta -y como enjabonarse puede ser un acto muy sensual por sí solo- se suele agregar menta a jabones, lociones y sales de baño, aunque con mucho cuidado porque la estimulación que producen puede ser demasiado intensa para algunas personas.

A las mujeres les encantará este sencillo y rápido truco para aumentar la estimulación, especialmente si el Big O es difícil de alcanzar. Y para aquellas mujeres afortunadas que alcanzan el orgasmo fácilmente, los productos de menta pueden ayudarlo a volverse multiorgásmico.

Compra jabón de menta natural elaborado con aceite esencial puro para obtener un potenciador fácil y económico. El efecto refrescante aumenta el placer y la intensidad amorosas.

Además, pruebe geles y cremas tópicas con extracto de menta. 

Cuidado: evita los productos con aroma artificial que solo contienen perfume y productos químicos. Solo el extracto de menta activará los sentidos.

Úsalo con cuidado al principio: algunas mujeres encuentran que los productos a base de menta son demasiado estimulantes.

Siguiente:  La menta en la cocina judía
Té de menta marroquí
Infusión de menta y canela


Más alimentos afrodisiacos de la cocina judía