Alimentos afrodisiacos de la cocina judía: el vino



Alimentos afrodisiacos de la cocina judía: el vino

El es parte indisoluble de los rituales más importantes de la vida judía. Lo que no sabías es que eso incluye a los que ocurren en la cama...


Durante siglos, el vino se ha utilizado para celebrar eventos religiosos y laicos en diferentes tradiciones culturales, y la judía no es la excepción.

La conexión del vino con la cultura judía se remonta a 5000 años, y desde entonces forma parte del kidush y la havdalá en Shabat, el Seder de Pesaj, Purim y un sinfin de ocasiones en las que una copa de vino es protagonista: casamientos, circuncisiones, etc., etc.

Siendo de tanta importancia en la vida judía, no es de extrañar que los sabios judíos se haya ocupado extensamente del vino a lo largo de la historia, comenzando por su relación con la salud.

El vino no era uno solo

Tanto la como el mencionan diferentes tipos de vinos, varios de los cuales son más que prometedores a la hora de estimular los impulsos amorosos. Por ejemplo:

– “Yayin ha-reḳaḥ” (vino especiado; Cant. Viii. 2)

– “Inomilina”, vino mezclado con miel y pimienta (Shab. Xx. 2; ‘Ab. Zarah l.c.)

– “Ilyoston”, un vino dulce de uvas secadas al sol durante tres días, que luego se pisaban al calor del mediodía (Men. Viii. 6; B. B. 97b)

– “Me’ushshan”, del jugo de uvas dulces ahumadas (Men. L.c.)

– “Kundiṭon”, un vino especiado (‘Ab. Zarah ii. 3)

El vino y la salud, según los rabinos del Talmud

El vino tomado con moderación se consideraba un estimulante saludable, que posee muchas propiedades curativas:

“El vino es la mejor de todas las medicinas; donde falta vino, se necesitan drogas” (B. B. 58b).

R. Huna dijo: “El vino ayuda a abrir el corazón al razonamiento” (B. B. 12b).

“El vino ordinario es dañino para los intestinos, pero el vino viejo es beneficioso” (Ber. 51a).

R. Eleazar supone que “las cosas buenas de Egipto” (Gén. Xlv. 23) que José envió a su padre incluían “vino viejo”, que satisface a la persona mayor (Meg. 16b).

“Hasta los cuarenta años, la alimentación libre es beneficiosa; pero después de los cuarenta es mejor beber más y comer menos” (Shab. 152a).

“El vino da apetito, alegra el cuerpo y satisface el estómago” (Ber. 35b). 

Siguiente:

El vino como afrodisiaco

Más alimentos de la cocina judía