Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

La manzana en la kabalá  



La manzana en la kabalá  

La Kabalá reserva un gran papel simbólico a la manzana, relacionada con el atributo de "Tiferet"...


El Zohar (Ajareii Mot) dice que la manzana tiene cualidades curativas: así como la manzana lo cura todo, el Santo, bendito sea, lo cura todo.

El Zohar continúa: Así como la manzana tiene varios colores (blanco, rojo, verde), el Santo, bendito sea, tiene varios colores celestiales (blanco, rojo, verde, correspondientes a los atributos de jesed [bondad amorosa] , gevura [poderío] y tiferet [belleza]), (Zohar, Ajarei Mot; Ziv HaZohar, VaEtchanan).

El símbolo de la manzana verde revela algunos de los significados ocultos detrás de esta enseñanza del Zohar. Tiferet, el atributo kabalístico de armonía y belleza, está asociado con el verde, el color de la curación. La palabra tav-pei-alef-reish-tav (tiferet) deriva de la raíz pei-alef-reish (pe’er), como se refleja en reish-pei-vav-alef-hei (refu’a), curación.

El patriarca Jacob está asociado con tiferet y el equilibrio y la armonía entre la bondad y la severidad, y tiene una conexión especial con la salud. El Talmud Ta’anit 5b dice: “Nuestro padre Jacob no murió”.

Además, el Midrash asocia a Jacob con las manzanas porque su padre Isaac sintió una fragancia de manzanas cuando Jacob se disfrazó para recibir la bendición de su padre. 

Según Rashi en Génesis 27:24. Rebeca le dio a Jacob las vestiduras de Adán del Jardín del Edén, que le habían llegado a Esaú a través de Nimrod. Cuando Esaú las usó, la fragancia estaba oculta; pero cuando Jacob las usó, la fragancia abrumó a Isaac.

El Ben Ish Jaim (el jajam Iosef Jaim de Bagdad) comentó que el manzano es el único árbol frutal que tiene su fuente espiritual en el atributo de tiferet. Esta es otra indicación más de la conexión especial de la manzana con la curación (Ben Ish Jai, Halajot, Nitsavim).

Para la kabalá, Tiferet y curación son atributos que opera a un nivel supranatural. El pedido por la salud es la octava bendición del Shemoneh Esrei, la plegaria que se recita durante los días de semana:

Sánanos, oh Señor, y seremos sanados; ayúdanos y seremos salvos; porque tú eres nuestra alabanza. Concede curación completa y sanación a todas nuestras heridas; porque Tú, Rey Rey, eres un sanador fiel y misericordioso. Bendito eres Tú, Señor, que sana a los enfermos de su pueblo Israel“.

Como Di-s creó el universo en siete días, el número ocho tiene una connotación de “por encima de la naturaleza”, más allá del orden natural habitual.

El Brit milá (la circuncisión) generalmente se realiza el octavo día después del nacimiento de un varón (judío).  Por otro lado, el brit ya es por si mismo una señal de que el judío está conectado con Di-s en un nivel supranatural.

Rafael, el ángel de tiferet, llegó disfrazado para curar a Abraham el tercer día después de su circuncisión (Rashi para Génesis 18: 2). El Zohar dice que todo en la Creación está inscrito con ese Nombre especial de Dios..

El inefable Nombre de Di-s de cuatro letras (iud-hei-vav-hei), simboliza la trascendencia y el control de Di-s sobre la naturaleza, y está asociado con el atributo de tiferet.

El tetragrámaton es el Nombre central de Di-s, y todos los demás Nombres Divinos son secundarios a él. Por la fuerza de ese Nombre, la naturaleza del universo puede romperse (Be’er Maim Jaim, parashat VaEtjanan).

El Zohar nos dice que todo en la Creación está inscrito con ese Nombre especial de Di-s. Es Su “marca registrada” presente en todo, que muestra Quién lo creó (Zohar, Ra’aya Mehemna, VaEtjanan). Sería el equivalente a la firma oculta de un artista en sus pinturas.

Con esto en mente, algunos kabalistas afirman que si cortamos una manzana a lo largo de su eje horizontal, podremos encontrar las marcas que sugieren la inscripción del Nombre en la misma manzana: la letra iud (valor numérico = 10) está indicada por los diez puntos en la pulpa que rodean las semillas.

La letra hei está indicada por los cinco espacios para las semillas en el corazón de la manzana. La forma de la letra vav se asemeja a la del vástago de la manzana. La segunda hei está indicada por las cinco semillas.

En las vísperas de shabat, algunos rabinos kabalistas dan manzanas a sus estudiantes: si comemos una manzana con la intención adecuada, y si servimos a Di-s con la fuerza que obtenemos al comer esa manzana, nos unimos a Él en santidad.