Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Teiglaj



Teiglaj

Teiglaj es un postre que se sirve tradicionalmente -pero no solo- en Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío, particularmente apreciado entre los "litvak" (los judíos originarios de Lituania)...


No son rápidos de hacer, pero valen la pena. Y sí: ¡cuanto más pegajosos, mejor!

Ingredientes

Masa


6 huevos
4 cucharadas soperas de aceite de cocina
2 cucharadas soperas de vodka
5 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de té de sal
1 cucharadita de té de levadura en polvo
4½ tazas de harina para repostería o cake flour (o más si la masa es muy suave). SI no se consigue harina de repostería, se pueden usar 4 tazas de harina común junto con 2 a 3 cucharadas de maicena

Jarabe


2 tazas de agua
2 tazas de miel líquida
1 taza de azúcar
Ralladura de 1 limón
Jugo de ½ limón
1 cucharadita de té de jengibre molido
½ taza de frutos secos picados (nueces, avellanas, almendras) y coco desecado, o semillas de sésamo o amapola

Preparación de los teiglaj

En un bol batir los huevos junto con el aceite, el vodka, el azúcar y la sal.

En un recipiente aparte, combine el polvo de hornear y la harina, luego mezcle bien.

Agregue poco a pocola mezcla de harina a la mezcla de huevo, mezclando todo el tiempo.La masa resultante debe ser suave pero no pegajosa.

Divida la masa en tres trozos. Cubra sus manos con harina y enrolle cada pieza en una cuerda larga.

Se le puede dar cualquier forma a las cuerdas: algunos enrollan la masa en cilindros delgados y los cortan en trozos de 2 cm de largo en forma de ñoquis.

Otros dan a sus teiglaj la forma de pequeños nudos: enrollan la masa en cilindros aún más delgados, los cortan en tiras de 3 a 4 cm de largo y luego atan las tiras en pequeños nudos.

Para el almíbar, combine todos los ingredientes en una olla grande y déjelos hervir. Cuando comience a burbujear, coloque con cuidado los teiglaj, uno por uno, en la olla.

Reduzca el fuego y cubra con una tapa hermética. Sin quitar la tapa, hierva durante 40 a 45 minutos, luego revuelva.

Continúe cocinando, sin tapar, hasta que la masa adquiera un tono rojizo oscuro. Este es el verdadero “color teiglaj”.

Durante la ebullición, tenga cuidado de no quemar el jarabe de miel. Si parece demasiado espeso, agregue un poco de agua.

Cubra una fuente para horno con papel manteca. Con unas pinzas o una espumadera, retire los teiglaj del sirope de miel y coloquelos en la fuente.

Asegúrese de que los teiglaj no se toquen entre sí o de lo contrario se pegarán. Si lo desea, vierta el jarabe de miel restante sobre los teiglaj.

Espolvorear con los frutos secos y el coco, o con las semillas de sésamo o amapola, y dejar secar al menos 1 hora.

¡Pero nunca se secan completamente y deben disfrutarse pegajosos!

Siguiente: El jengibre como afrodisíaco
Anterior: Ingberlaj de avellanas