Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Trastornos genéticos que afectan a todas las comunidades judías: Atrofia muscular espinal



Trastornos genéticos que afectan a todas las comunidades judías: Atrofia muscular espinal

La atrofia muscular espinal es un grupo de trastornos neuromusculares de origen genético que afectan a las células nerviosas que controlan los músculos voluntarios. El riesgo en los judíos sefaradíes es mayor que en el resto de la población...


La pérdida de neuronas motoras causa debilidad muscular progresiva y pérdida de movimiento debido a la falta de uso muscular (atrofia).

La gravedad de los síntomas, la edad a la que comienzan y la causa genética varía según la forma de la enfermedad.

Muchos tipos de AME afectan principalmente a los músculos involucrados en caminar, sentarse, mover los brazos y controlar la cabeza.

Respirar y tragar también puede resultar difícil a medida que avanza la enfermedad en muchos casos. En otras formas de atrofia muscular espinal, la pérdida de neuronas motoras dificulta el control del movimiento de las manos y los pies. 
 
Tipos de atrofia muscular espinal

Los tipos 1, 2, 3 y 4 de AME son causados por mutaciones en el gen SMN1 y se heredan de manera autosómica recesiva. Las copias adicionales del gen relacionado cercano, SMN2, modifican la gravedad de la AME.

Hay otros tipos más raros de AME causados por cambios en diferentes genes. Otras formas autosómicas recesivas incluyen SMA con epilepsia mioclónica progresiva  causada por cambios en el gen ASAH1, y la AME con dificultad respiratoria 1 causada por cambios en el gen IGHMBP2.

Las formas autosómicas dominantes incluyen AME distal tipo V causada por cambios en los genes BSCL2 y GARS, AME con predominio de las extremidades inferiores  causada por cambios en DYNC1H1 o BICD2, y la forma adulta de AME causada por cambios en VAPB .

Las formas ligadas al cromosoma X incluyen a la AME infantil ligada al cromosoma X causada por cambios en UBA1. 

Diagnóstico de la atrofia muscular espinal

La AME se sospecha por los síntomas y se confirma mediante pruebas genéticas.

La atrofia muscular espinal (AME) se caracteriza principalmente por debilidad y atrofia muscular progresiva. Según el tipo, el inicio puede variar desde antes del nacimiento hasta la adolescencia o la adultez temprana. 

La AME tipo 0 (la forma prenatal) es la más grave y comienza antes del nacimiento. Por lo general, el primer síntoma del tipo 0 es la reducción del movimiento del feto que se observa por primera vez entre las semanas 30 y 36 del embarazo.

Después del nacimiento, estos recién nacidos tienen poco movimiento y dificultades para tragar y respirar, y no sobreviven más allá de los 2 a 6 meses. 

Hay 3 tipos de AME que pueden a los niños antes del año de vida (AME tipo I, AME tipo II y AME ligada al cromosoma X).

La AME tipo 1 es una forma grave que puede manifestarse al nacer o durante los primeros meses de vida. Las características pueden incluir dificultad para tragar o respirar e incapacidad para sentarse sin apoyo. La vida útil suele ser inferior a 2 años.

La AME de tipo II suele manifestarse entre los 6 y los 12 meses de edad; los niños afectados pueden sentarse sin apoyo, aunque no pueden pararse o caminar sin ayuda.  Aproximadamente el 70% de las personas con este tipo viven al menos hasta los 25 años.

La AME infantil ligada al cromosoma X es similar a la AME de tipo I; las características adicionales pueden incluir deformidades de las articulaciones (contracturas) o incluso fracturas al nacer en casos muy graves. 
Otros tres tipos de AME pueden afectar a las personas en la primera infancia y la edad adulta.

La AME tipo III (también llamada enfermedad de Kugelberg-Welander o tipo juvenil) es una forma más leve de atrofia muscular espinal con síntomas que generalmente aparecen entre la niñez temprana (mayores de 1 año) y la adultez temprana.

Las personas con tipo III pueden pararse y caminar sin ayuda, aunque por lo general pierden esta capacidad más adelante en la vida.

La AME tipo IV y el tipo Finkel se presentan en la edad adulta, generalmente después de los 30 años. Los síntomas de la AME de inicio en la edad adulta suelen ser de leves a moderados e incluyen debilidad muscular, temblores y espasmos. 


Herencia de la atrofia muscular espinal 

La mayoría de las formas de atrofia muscular espinal (tipos I, II, III y IV, específicamente) se heredan con un patrón autosómico recesivo.

Esto significa que para verse afectado, una persona debe tener una mutación en ambas copias del gen responsable en cada célula. Los padres de una persona afectada por lo general son portadores de una copia mutada del gen y se les conoce como portadores.

Los portadores generalmente no muestran signos o síntomas de la afección.

Cuando dos portadores de una enfermedad autosómica recesiva tienen hijos, cada hijo tiene un riesgo del 25% (1 de cada 4) de tener la enfermedad, un riesgo del 50% (1 de cada 2) de ser portador como cada uno de los padres y un 25% % de probabilidades de no sufrir la enfermedad ni ser portador.

La atrofia muscular espinal tipo Finkel se hereda con un patrón autosómico dominante, lo que significa que una persona afectada solo necesita una mutación en una copia del gen responsable en cada célula. 

La atrofia muscular espinal infantil ligada al cromosoma X se hereda con un patrón ligado al cromosoma X. El gen asociado con esta afección se encuentra en el cromosoma X, que es uno de los dos cromosomas sexuales.
 
En los hombres (que tienen solo un cromosoma X), una copia alterada del gen en cada célula es suficiente para causar la afección.

En las mujeres (que tienen dos cromosomas X), tendría que ocurrir una mutación en ambas copias del gen para causar el trastorno.

Debido a que es poco probable que las mujeres tengan dos copias alteradas de este gen, los hombres se ven afectados por trastornos ligados al cromosoma X con mucha mayor frecuencia que las mujeres. 

Una característica sorprendente de la herencia ligada al cromosoma X es que los hombres no pueden transmitir los rasgos ligados al cromosoma X a sus hijos. 
 
Los judíos ashkenazíes tienen un riesgo menor de sufrir alguno de los tipos de la enfermedad que la población en general: 1 in 76 es portador, contra 1 en 48 entre los europeos en general y 1 en 63 entre los latinoamericanos.

El riesgo es en cambio mayor entre los judíos sefaradíes: 1 en 34 es portador.

Tratamiento de la atrofia muscular espinal

El tratamiento para la AME puede variar según el subtipo de AME y la gravedad de los síntomas, pero generalmente se centra en el apoyo para mejorar la calidad de vida de la persona.

En general, el tratamiento puede incluir fisioterapia y equipos de asistencia para aumentar la movilidad, como aparatos ortopédicos para las piernas, andadores y sillas de ruedas.

Se pueden usar aparatos ortopédicos para la espalda para ayudar a sentarse y prevenir la escoliosis y otras complicaciones que afectan la columna vertebral.

Los ejercicios especiales de respiración, las máquinas para la tos y la fisioterapia torácica pueden ayudar a mejorar el funcionamiento de los pulmones y mantener las vías respiratorias libres de mucosidad, especialmente en tiempos de enfermedad. Un nutricionista y/o fonoaudiólogo puede ayudar a respaldar la nutrición si se le dificulta comer o tragar. [

Para los tipos 1, 2, 3 y 4 de AME existe un tratamiento medicamentoso de reciente aparición: el nusinersen (Spinraza).

El tratamiento continuo con nusinersen mejora la función motora y enlentece la progresión de los síntomas.

Muchos bebés y niños pequeños con los tipos 1 y 2 pueden alcanzar hitos del desarrollo y mantenerlos con el tiempo. En general, también disminuyen los problemas respiratorios, los de nutrición y las hospitalizaciones.

También se ha demostrado que los niños mayores con tipo 3 y los adultos con tipo 4 se benefician del tratamiento continuo con nusinersen, lo que incluye, para algunos, recuperar la capacidad de caminar distancias más largas, mejorar los movimiento de los brazos y ralentizar o detener la progresión de la enfermedad. 

Sin embargo, la respuesta al tratamiento varía y algunas personas con AME de tipos 1, 2, 3 o 4 pueden no responder al fármaco en absoluto o pueden tener complicaciones médicas que impidan el tratamiento. [
 
Debido al éxito del nusinersen, así como a otros tratamientos prometedores que se encuentran actualmente en etapa de ensayos clínicos, la AME causada por cambios en el gen SMN1 se ha agregado a la lista de pruebas de detección de recién nacidos recomendadas, de modo que el tratamiento pueda comenzar antes de que se desarrollen los síntomas.