Torta Sacher 



Torta Sacher 

Tres variaciones de la , mejores y más fáciles que la original (y te contamos por qué...)


La Torta (o tarta) Sacher es probablemente una de las tortas más famosas del mundo, y símbolo por excelencia de Viena y su gastronomía.
 
Y su importancia cultural es directamente proporcional a lo enrevesado de su historia.
 
Creada por Franz Sacher y modificada por su hijo Eduard, fue objeto de una larga batalla legal entre dos emblemas de la escena culinaria vienesa: el Hotel Sacher y la pastelería Demel.
 
Al final, el Hotel se quedó con el derecho de llamar a su torta “original”, aunque la versión de Demel es la más parecida a la original, que es a su vez bastante diferente a la creación original de Franz Sacher.
 
Y el trabalenguas sigue: la receta que el hotel Sacher dice que es la original, es diferente a la receta supuestamente secreta con la que hacen la torta, que en realidad no es tan secreta porque fue difundida hace más de un siglo por empleados del hotel.
 
Además, la historia clásica de cómo Franz Sacher creó la torta parece ser solo un truco de marketing del hotel Sacher: en la última entrevista que dio (murió a los 90 años), Franz Sacher cuenta una historia muy diferente.
 
Más complicaciones: en muchos lugares puede leerse que Franz Sacher era judío, pero no parece haber demasiada evidencia de ello.

Todo lo que se encuentra es una cadena de citas con los extremos colgando el aire, sin anclaje en ningún “muro” de evidencias documentales (ni de otro tipo).

Pero lo que es seguro es que los inmigrantes judíos de Europa Central la amaban y se llevaron con ellos sus propias versiones de la torta Sacher.

Versiones que muchas veces son mejores (y mucho más fáciles de hacer) que el “original”: ¡pocos lo confiesan, pero la verdad es que está lejos de ser la mejor muestra de la pastelería vienesa!

En gran parte porque fue concebida expresamente como una torta seca, “masculina”, de Kaffehaus, considerado como espacio de hombres.


Para diferenciarla de las tortas “femeninas”, húmedas y esponjosas, de Konditorei (pastelería), para los austriacos del siglo XIX un espacio de mujeres. 

Aquí, tres versiones de la torta Sacher, relativamente fáciles de hacer. 

Ingredientes de la torta Sacher

Para esta torta, la calidad de los ingredientes es fundamental. Tanto el chocolate como la mermelada tienen que ser los mejores que sea posible.

Además, tiene que ser hecha con manteca (y no margarina), el chocolate tiene que ser como mínimo al 35%, y la proporción de chocolate de al menos 15% del volumen de la masa.

¡En Austria es ilegal llamar “torta Sacher” a las que no cumplen estas condiciones! 

Versión a:

200 gr de manteca
200 gr de azúcar impalpable
200 gr de chocolate rallado
300 gr de harina
4 yemas de huevo
4 claras de huevo
2 cucharadas de ron

Versión b:

150 gr de manteca
150 gr de azúcar impalpable
150 gr de chocolate rallado
6 yemas de huevo
6 claras de huevo
2 cucharadas de ron

Versión c:

200 gr de manteca
200 gr de azúcar impalpable
200 gr de chocolate ablandado al baño Maria
200 gr de almendras ralladas
50 gr de fécula de papa
8 yemas de huevo
8 claras de huevo
2 cucharadas de ron

Para las tres versiones, mermelada o dulce de damascos (receta clásica) o de ciruelas en abundancia.

Preparación de la torta Sacher

El procedimiento es el mismo para las tres versiones.

Batir la manteca hasta que esté bien espumosa. Agregar el azúcar y las yemas y continuar batiendo 15 minutos más.
Ir incorporando la harina y el chocolate por cucharadas (en la versión c, se echan las almendras en este momento) y al final, las claras batidas a punto de nieve.

Cocinar la torta en molde enmantecado y enharinado, durante 50 a 60 minutos, a horno moderado, Al sacarla, darla vuelta sobre una rejilla.

Cuando esté fría, cortarla en tres capas que se rocían con el ron y se untan con abundante dulce de damascos o ciruelas.

Cubrir con un baño de chocolate (es el fundamento de la receta clásica, pero se puede obviar si no te gusta) que se prepara con 80 gr de chocolate (cuanto más amargo, más “heimishe”, pero va a gusto de cada [email protected]) y 4 o 5 cucharadas de agua bien caliente.

Agregar 100 gr de manteca y batir hasta que espese bien.