Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Khobz (pan marroquí)



Khobz (pan marroquí)

Infaltable en la mesa de los marroquíes de cualquier origen, el parece pita, pero no es...


El pan redondo marroquí que se sirve en la mayoría de las comidas se llama khobz (no confundir con el khubz o jubz, que es diferente), o también kesra o agroum en bereber.

Se parece a la pita, pero solo en el aspecto..

Ingredientes del pan marroquí:

2 ½ tazas de harina integral de trigo
1 cucharadita de azúcar.
1 cucharada de levadura de cerveza fresca, a temperatura ambiente
1 cucharadita de sal
300 ml de agua tibia
½ cucharadita de pimentón dulce en polvo
1/3 de taza de harina de maíz
1 cucharada de aceite de oliva
1 huevo ligeramente batido
2 cucharadas de semillas de ajonjolí (sésamo)
1 cucharada de mantequilla o margarina
Harina integral de trigo para espolvorear

Preparación del khobz

Precaliente el horno a fuego medio. En un tazón mezcle ½  taza de harina de trigo, con el azúcar, la sal, la levadura y el agua para preparar la masa madre.

Luego, cubra con un film o metalo en una bolsa de plástico y reserve en un lugar cálido hasta que se forme espuma, es decir unos 30 min. 

Cierna el resto de la harina, junto con el pimentón y la harina de maíz, en un tazón grande, y añada el aceite.

Haga un hueco en el centro y vierta  la mezcla con levadura paulatinamente, mientras incorpora las harinas con la cuchara de madera. 

Mezcle bien, con la cuchara de madera, hasta tener una masa, entonces, espolvoree una superficie con harina y amase hasta tener una pasta suave y flexible.

Haga una bola y póngala en el tazón de nuevo, tape con un paño seco y deje leudar, en ambiente cálido, durante 20 minutos. 

Vuelque la masa leudada sobre la mesa enharinada, divídala en 16 porciones, dándoles forma de esferas pequeñas.

Luego, estírelas con el rodillo de amasar hasta tener círculos de uno 10 cm. de diámetro.

Unte una placa de horno con mantequilla, y distribuya los separándolos, pintelos con el huevo ligeramente batido y rocíelos con las semillas de ajonjolí.

Cubra con un paño nuevamente y deje reposar en lugar templado unos 20 a 30 minutos, hasta que la masa leve. Póngalos al horno unos 12 minutos o hasta que estén doraditos.