Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Fluden de higos 



Fluden de higos 

El fluden es el "primo hermano" del strudel, tanto en lo simbólico como en el sabor...


Como es de imaginarse, los higos son muy apreciados en la cocina judía desde hace milenios. Lo que es menos conocido es que también forman parte de tradiciones que habitualmente se asocian con otros alimentos.

En Alemania, por ejemplo, a menudo se comían higos en calidad de “primicias” el segundo día de Rosh Hashaná).

Y en Túnez, en lugar de vino para el kidush de shabat muchas veces se usa el bou’ha, un licor de higo típico de los judós tunecinos.

El fluden es una masa de hojaldre plana, doble o multicapa, rellena con semillas de amapola, manzanas y pasas, o queso. Originaria del sur de Alemania y Alsacia-Lorena, luego se extendió hacia el este hasta Hungría, Rumania y otros países de Europa del Este.

A menudo aromatizado con miel, se comía en el otoño en Rosh Hashaná o Sucot y es un símbolo, como el strudel, de una cosecha abundante.


Ingredientes del fluden de higos

Para la masa

2/3 taza de mantequilla sin sal o margarina parve (o mitad mantequilla y mitad manteca vegetal), cortada en trozos del tamaño de una cucharada
2 tazas de harina para todo uso sin blanquear
1/2 cucharadita de sal
1/4 taza de agua helada
 
Para el relleno

4 tazas de agua
2 bolsitas de té
Cáscara rallada y jugo de 1 limón
2 ramas de canela
3 tazas de higos secos, sin los tallos
1/3 taza de azúcar
2 cucharadas de bou’ha u otro licor de frutas (kirsch, por ejemplo)
1 huevo grande, ligeramente batido

Preparación del fluden de higos

La masa:

Coloque la mantequilla o margarina, la harina y la sal en un procesador de alimentos equipado con una cuchilla de acero.

Procese hasta que tome una consistencia arenosa (como la de un crumble de manzanas) y agregue gradualmente el agua, y continúe procesando hasta que se forme una bola.

Envuelva la masa en papel encerado y refrigere por al menos 30 minutos.

El fluden

Hierva el agua, luego baje el fuego y agregue las bolsitas de té, la cáscara y el jugo de limón y las ramas de canela.

Deje reposar durante 1-2 minutos y retire las bolsitas de té. Coloque los higos en el agua y cocine durante unos 5 minutos.

Escurra los higos y la piel de limón, reservando el líquido. Luego coloque los higos, la piel de limón, el azúcar y el licor en un robot de cocina provisto de  cuchilla de acero.

Procese pero no haga puré; para que los higos tengan textura. Agregue una cucharada de líquido si el relleno está demasiado seco.

Precaliente el horno a 200º y ponga materia grasa una fuente cuadrada de alrededor de 20 cm.

Estire la mitad de la masa hasta que tenga un grosor de 3 mm. Colóquela en el piso de la fuente (no debe cubrir las paredes de la fuente) y corte el exceso de masa. Pinche la masa con un tenedor. Agregue la mezcla de higos con una cuchara.

Extienda la segunda mitad de la masa y cubra la mezcla de higos. Haga algunos agujeros en la parte superior y cepille con el huevo.

Hornee el fluden durante unos 25 minutos o hasta que la corteza esté dorada.

Cuando esté listo, corte el fluden en 16 cuadrados. Es delicioso servido caliente, con nata montada o helado. O puede dejarlo enfriar y comerlo como lo haría con una barrita de higos.