Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

El costo para el ambiente del desperdicio de comida es enorme: estudio israelí



El costo para el ambiente del desperdicio de comida es enorme: estudio israelí

Aunque centrado en la situación en Israel, sus conclusiones son aplicables a todo el mundo...


El costo ambiental del desperdicio de alimentos en Israel es de 945 millones de dólares al año, según un informe publicado por el Ministerio de Protección Ambiental y la organización “Leket Israel”.
.
Además del costo de los alimentos desperdiciados, se gastan 410 millones de dólares en el uso innecesario de tierras y recursos hídricos, 295 millones de dólares en gases de efecto invernadero y contaminación del aire, y 236 millones de dólares en recolección y tratamiento de los residuos.

En la etapa de consumo, el desperdicio de alimentos es responsable de aproximadamente el 55% de los costos ambientales totales y aumenta los precios de los alimentos en todas las etapas de la cadena de valor en un 11%. Eso provoca pérdidas de producción y mano de obra, lo que perjudica la productividad de la economía.

En Israel, ese dinero podría haber financiado una quinta parte del presupuesto de ayuda estatal de emergencia por el COVID-19 del estado, según la consultora que escribió y editó el informe.

Los costos financieros y ambientales de la pérdida de alimentos, a lo largo de toda la cadena de valor, terminan pagándose directamente del bolsillo de los consumidores y contribuyentes, y afectan negativamente el costo de vida.

Por ello, dicen los autores, es crucial formular un plan nacional de rescate de alimentos.

El desperdicio de alimentos equivale a aproximadamente el 35% del volumen de desperdicios municipales; y el costo económico externo directo en 2019 equivalió a aproximadamente 352 millones de dólares.
 
 Además, el desperdicio de alimentos representa aproximadamente un tercio de todos los desperdicios domésticos en Israel. Los hallazgos del informe revelan que una familia israelí promedio tira alimentos por valor de 970 dólares al año.

En términos de los efectos ambientales, el desperdicio de alimentos es responsable del 6% de las emisiones de gases de efecto invernadero en Israel, lo que equivale a las emisiones de 1,6 millones de automóviles por año, aproximadamente la mitad del número de coches en Israel. 

El informe revela que aproximadamente el 35% de todos los alimentos producidos en Israel se desechan, y el manejo de esos desechos y excedentes consume recursos adicionales, sin mencionar los  necesarios para cultivar y producir estos alimentos: tierra, agua, energía, emisiones contaminantes, etc., que también se están desperdiciando.
 
En 2019, 1,87 millones de personas sufrían inseguridad alimentaria en Israel y, según estimaciones de BDO, la pandemia de COVID-19 provocó inseguridad alimentaria para 145.000 personas más.

Para cerrar la brecha de la inseguridad alimentaria en Israel, el informe sugiere “rescatar” al menos el 20% de los alimentos desperdiciados, lo que solo cuesta 258 millones de dólares, en comparación con los 945 millones mencionados anteriormente. costos anuales.

El rescate de alimentos ayudaría a minimizar el daño económico de la crisis económica por la pandemia, y disminuiría los costos ambientales impuestos a la economía israelí como consecuencia de los alimentos producidos que no se consumen.

Además, el rescate de alimentos permitiría ahorrar unos 80 millones de metros cúbicos (80 mil millones de litros) de agua, 250 millones de kWh de electricidad y miles de toneladas de combustible. 

Además, se ahorrarían 65 millones de dólares como resultado de la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación del aire, y se ahorrarían alrededor de 46 millones de dólares en costos de tratamiento de desechos.

El desperdicio de alimentos en Israel asciende a 2,5 millones de toneladas anualmente, con un valor de mercado de 6 mil millones de dólares, lo que constituye el 1,5% del producto nacional.

Además de la pérdida de recursos naturales, el costo de las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación del aire y el tratamiento de desechos asciende a un total estimado de 6,5 mil millones de dólares.

Casi la mitad de esa pérdida, 1,2 millones de toneladas, valoradas en 2 mil millones de dólares podrían salvarse, según el informe.
 
En resumen: el rescate de alimentos contribuye a reducir la inseguridad alimentaria de las poblaciones vulnerables por un tercio del costo, aumenta el PBI y la productividad económica, minimiza las brechas sociales, reduce el costo de vida y utiliza mejor los escasos recursos ambientales.  
 
No solo se desperdicia comida

Además del desperdicio de alimentos, el informe también enumera otros recursos anualmente desperdiciados en Israel.

Estos incluyen: 1.260 millones de kWh de electricidad, equivalente a la cantidad total de electricidad necesaria para producir todas las computadoras, equipos electrónicos y eléctricos en Israel cada año; 70.000 toneladas de combustible que podrían alimentar 160.000 automóviles anualmente; 180 millones de metros cúbicos (180 mil millones de litros) de agua dulce, que llenarían 56.000 piscinas olímpicas y es el equivalente a que cada ciudadano israelí tome una ducha diaria durante un año; y 100,000 hectáreas de tierra agrícola, equivalentes a 20 veces el tamaño de Tel Aviv.