Tehima, la versión kabalística del Tai Chi Chuan

Tehima, la versión kabalística del Tai Chi Chuan

Tehima, armonía en hebreo, es un conjunto de 22 movimientos cuyas coreografías están relacionadas con el simbolismo cabalístico de las letras hebreas y su relación con distintas partes del cuerpo

Tina Bosi, coreógrafa y osteópata francesa, creó a partir de textos antiguos y medievales un conjunto de posturas y movimientos relacionados con las letras hebreas, cuya secuencia permite estimular las áreas corporales descritas en el Sefer Yetsirá, una de las obras principales de la Kabalá. 

Bosi le dio el nombre de Tehima a este verdadero yoga o Tai Chi hebreo, que estimula mediante movimientos en espiral los tejidos corporales.

El movimiento correspondiente a cada letra trabaja sobre el anclaje, el alargamiento y la respiración de los tejidos, dando una “intención” (kavanná en hebreo) a la parte del cuerpo que simboliza la letra. 

Así, la conciencia se enfoca dentro del cuerpo para desplegarse luego hacia afuera.

Cuando los recipientes (músculos, huesos, ligamentos, membranas) se alargan y relajan, los contenidos (órganos y glándulas) recobran el movimiento fisiológico y un buen funcionamiento.

El organismo reacciona como un todo y para todas las actividades corporales, y es la columna vertebral la que desempeña un papel central de conexión.

Cada letra hebrea también corresponde a una vértebra. El método Tehima estimula cada parte de la columna vertebral y actúa sobre los músculos paravertebrales. Los puntos de apoyo de los movimientos, la posición de las extremidades y el trabajo de la caja torácica estimulan toda la estructura ósea.

El estiramiento en cada posición de Tehima se acompaña de un movimiento respiratorio que se dirige al área en la que se inscribe la parte anatómica relacionada a la letra correspondiente. 

Al expresar a través del cuerpo las cualidades psíquicas de cada letra, se trabajan todos los grupos musculares y se reajusta el “diagrama” del cuerpo. Esta relación consciente con el cuerpo en el espacio da la oportunidad de reflexionar sobre el equilibrio psíquico entre el don y su la recepción.

¿Cómo se practica la Tehima?

Tehima, como el Tai Chi, se practica de pie, en una habitación o en la naturaleza, [email protected] o en grupo. Cuanto más fluidos sean los gestos, más se integrará la “coreografía”, y más conciencia se tendrá de la posición en el espacio.

Se “escribe” con el cuerpo una letra, una palabra o el alfabeto hebreo completo. La secuencia de las 22 Tletras hebreas dura 20 minutos. El ritmo suele ser lento para permitir que las fascias, los músculos, el esqueleto y los meridianos se estiren bien, que la respiración oxigene oxigenar bien los tejidos, y la mente encuentre una paz profunda. 

Sin embargo, algunas letras como Zayin, que simboliza la espada, se pueden practicar con vivacidad como un arte marcial.  

Se pueden usar sonidos o música meditativa como la de Georges Lahy, compuesta especialmente para la práctica de la mediación hebrea.

Algunas letras requieren flexibilidad, pero hay varios niveles de práctica que hacen que este método sea accesible para todos.

Siempre se comienza con el anclaje del cuerpo encontrando los puntos de apoyo, para luego visualizar la forma de la letra y su resonancia anatómica.