Rituales de Janucá

rituales de januca

El encendido de las velas es el ritual más conocido de la fiesta de Janucá, pero no el único...

Encendido de las velas

Aunque la luz está asociada con la mayoría de los días festivos, lo es aún más para la celebración de Janucá, en la que marcan cada uno de los días de la celebración.

También sirven como recordatorio de la menorá (candelabro) que se mantuvo encendida en el Templo de Jerusalem ocho días sin extinguirse, con el poco aceite del que disponían los macabeos.

Con una vela auxiliar (shamash) se va encendiendo cada día una vela más de la janukiá (candelabro de Janucá), de modo que arderá una vela el primer día, dos el segundo, y así hasta llegar a ocho en el octavo día.

También se pueden usar mechas con aceite, en janukiot especialmente diseñadas para ese propósito.

Después de encender las velas o mechas, no se debe realizar ninguna tarea por al menos treinta minutos, que es el tiempo mínimo que las velas se mantienen ardiendo.

Estas son las bendiciones que se recitan (la tercera se recita solo en la primer noche de Janucá o si se están encendiendo las velas por primera vez):

Baruj Atá Adonai Eloheinu Melej Haolam asher kideshanu bemitzvotav vetzivanu lehadlik ner shel Janucá
 
“Bendito eres Tú, Dios nuestro, Rey del Universo, Quien nos ha santificado con Sus preceptos y nos ha ordenado encender las velas de Janucá”
 
Baruj Atá Adonai Eloheinu Melej Haolam sheasá nisím laavotenu baiamim hahem bazmán hazé
 
“Bendito eres Tú, Dios nuestro, Rey del Universo, Quien hizo milagros para nuestros antepasados, en aquellos días, en esta época”  
 
Baruj Atá Adonai Eloheinu Melej Haolam shehejeianu vekiemánu vehiguianu lazman hazé

“Bendito eres Tú, Dios nuestro Señor, Rey del Universo, Quien nos otorgó vida, nos sostuvo y nos hizo llegar hasta este momento”  

Tras el encendido de las velas, se recita una sección más larga de texto, llamado Haneirot Halalu (“Estas luces”): 

Hanerot Halalu Anu Madlikim
Al Hanisim Veal Haniflaót,
Sheasita Laavoteinu Baiamim Hahem Bazeman Haze,
Al Iedei Kohaneja Hakedoshim.
Vejol Shemonat Iemey Ha-Januka Hanerot Halalu Kodesh Hem,
Veein Lanú Reshut Lehishtamesh Bahem,
Ela Lireotam Bilvad, Kedei Lehodot ulehalel
Le-Shimja Ha-Gadol Al Niseja veal Nifleoteja Ve-Al Yeshuateja.

“Encendemos estas luces [haneirot halalu] [para recordar] los milagros, las maravillas, las salvaciones y las batallas queTú realizaste para nuestros antepasados en aquellos días, en esta época, a través de tus santos sacerdotes. Durante estos ocho días, estas luces son sagradas No se nos permite usarlas para propósitos mundanos, solo para contemplarlas [atentamente] como una forma de agradecerte por tus milagros, maravillas y salvaciones [sin fin]”.

Persumat ha'nes

Asociado al encendido de las velas está el concepto de persumat ha’nes (“dar a conocer el milagro”). Es por eso que la janukiá (el candelabro de Janucá) se coloca donde se reúne la familia, para que todos puedan presenciar el milagro. 

El milagro se proclama públicamente colocando la janukiá en la ventana para que todos puedan la ver. Hay también quienes eligen decorar sus casas con símbolo de la fiesta, y pegan símbolos de Janucá en las ventanas.

Siguiente: El salmo 30