Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Las mujeres de la Rosenstrasse tuercen el brazo a los nazis



Las mujeres de la Rosenstrasse tuercen el brazo a los nazis

El 27 de febrero de 1943, los nazis arrestan a 10.000 judíos casados con alemanas no judías. Al día siguiente sus esposas comienzan una protesta que tuerce el brazo a los nazis y logran la liberación de la mayoría de los arrestados.


En esta fecha de 1943, la Gestapo nazi comienza a arrestar a más de 10.000 judíos en la ciudad de Berlín. Eran principalmente hombres casados con mujeres cristianas  y algunos de sus hijos, y fueron encarcelado en un centro comunitario judío en la Rosenstrasse de Berlín.
 
La mañana siguiente, muchas de las esposas y madres de los encarcelados se congregaron frente al edificio gritando por la liberación de sus maridos e hijos. Pronto se congregaron varios cientos de personas.

Las protestas se prolongaron durante días, a pesar de las amenazas y disparos de advertencia de las tropas de las SS y de los controles de calles en la zona que rodea a la Rosenstrasse.

El 1 de marzo, las tropas de las SS deportaron a más de 1.700 judíos desde centros de detención en todo Berlín, incluidos el de Rosenstrasse, a Auschwitz.

Esa misma noche, Berlín fue bombardeada por primera vez por los británicos.

Las mujeres continuaron protestando en la Rosenstrasse hasta el 6 de marzo, cuando el ministro de Propaganda Joseph Goebbels, con el consentimiento de Hitler, liberó a los prisioneros judíos restantes e incluso regresó a treinta y cinco desde Auschwitz con el fin de impedir que el espíritu de protesta que se extienda a otros alemanes.

Esa no fue la primera vez que muchas de esas mujeres expresaron su desacuerdo. Durante más de una década, ellos y sus familias habían desafiado a las políticas nazis a través de cartas y pequeñas manifestaciones, insistiendo en que el régimen estaba perjudicando alemanes al perseguir a sus esposos judíos.

Hitler y su círculo siempre habían tratado de minimizar los disturbios y evitar todo tipo de oposición interna … que había paralizado el esfuerzo de guerra alemán durante la Primera Guerra Mundial.
 
Hasta ese punto, el régimen había logrado mantener en secreto el genocidio contra los judíos. Pero cuando afectó a un grupo que no tenía miedo de hablar en contra de las políticas nazis, ese secreto fue puesto en peligro“.
–  “Denmark, the Netherlands, the Rosenstrasse: Resisting the Nazis”