Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Las mujeres de la Rosenstrasse tuercen el brazo a los nazis



Las mujeres de la Rosenstrasse tuercen el brazo a los nazis

El 27 de febrero de 1943, los arrestan a 10.000 casados con alemanas no judías. Al día siguiente sus esposas comienzan una protesta que tuerce el brazo a los nazis y logran la liberación de la mayoría de los arrestados.


En esta fecha de 1943, la Gestapo nazi comienza a arrestar a más de 10.000 judíos en la ciudad de Berlín. Eran principalmente hombres casados con mujeres cristianas  y algunos de sus hijos, y fueron encarcelado en un centro comunitario judío en la de Berlín.
 
La mañana siguiente, muchas de las esposas y madres de los encarcelados se congregaron frente al edificio gritando por la liberación de sus maridos e hijos. Pronto se congregaron varios cientos de personas.

Las protestas se prolongaron durante días, a pesar de las amenazas y disparos de advertencia de las tropas de las SS y de los controles de calles en la zona que rodea a la Rosenstrasse.

El 1 de marzo, las tropas de las SS deportaron a más de 1.700 judíos desde centros de detención en todo Berlín, incluidos el de Rosenstrasse, a .

Esa misma noche, Berlín fue bombardeada por primera vez por los británicos.

Las mujeres continuaron protestando en la Rosenstrasse hasta el 6 de marzo, cuando el ministro de Propaganda Joseph Goebbels, con el consentimiento de , liberó a los prisioneros judíos restantes e incluso regresó a treinta y cinco desde Auschwitz con el fin de impedir que el espíritu de protesta que se extienda a otros alemanes.

Esa no fue la primera vez que muchas de esas mujeres expresaron su desacuerdo. Durante más de una década, ellos y sus familias habían desafiado a las políticas nazis a través de cartas y pequeñas manifestaciones, insistiendo en que el régimen estaba perjudicando alemanes al perseguir a sus esposos judíos.

Hitler y su círculo siempre habían tratado de minimizar los disturbios y evitar todo tipo de oposición interna … que había paralizado el esfuerzo de guerra alemán durante la .
 
Hasta ese punto, el régimen había logrado mantener en secreto el genocidio contra los judíos. Pero cuando afectó a un grupo que no tenía miedo de hablar en contra de las políticas nazis, ese secreto fue puesto en peligro“.
–  “Denmark, the Netherlands, the Rosenstrasse: Resisting the Nazis”