Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Por qué las mujeres sienten más el frío?



¿Por qué las mujeres sienten más el frío?

Una investigación israelí sugiere que los hombres y las mujeres están "programados" para preferir temperaturas diferentes, por motivos evolutivos...


Los científicos israelíes creen saber por qué los hombres y mujeres se pelean constantemente por el control de la calefacción o la configuración del aire acondicionado: la evolución.

Observaron que así como las mujeres tienden a sentir más frío que los hombres, en otras especies animales ocurre lo mismo. Lo descubrieron al sumergirse en 40 años de registros sobre el comportamiento de murciélagos y aves en Israel.

A partir de ellos, sugieren que las especies animales tienen las mejores posibilidades de sobrevivir cuando los machos y las hembras se mantienen alejados entre sí: los murciélagos machos tienden a buscar las mayores altitudes, en la cima de la montaña, mientras que las hembras prefieren los valles, en donde la temperatura es más alta.

Piensan que las diferentes preferencias de temperatura reflejan diferencias en el sistema nervioso, y que así como los hombres y las mujeres sienten el dolor de manera diferente, también experimentan el frío y el calor de manera diferente.

Y como resultado de esto, a menudo se mantienen separados unos de otros, buscando diferentes temperaturas.

“Es más común entre las aves y los murciélagos, por ejemplo, uno tiende a encontrar que los murciélagos machos van a las altitudes más altas en la cima de la montaña, mientras que las hembras están en los valles donde la temperatura es más alta.

En los ratones ocurre lo mismo que en aves y murciélagos: los machos viven en lugares más fríos que las hembras. Los investigadores israelíes sugieren que esas y otras especies perciben la temperatura de manera diferente por selección natural.

Esto hace que los géneros se separen fuera de la temporada de reproducción, lo que reduce la competencia entre machos y hembras. Disminuye las agresiones causadas entre los machos por la competencia por las hembras, y también la violencia hacia las hembras y sus crías.

Hay otra ventaja en que las mujeres sientan más el frío: las hembras tienden a cuidar de las crías, que en muchos casos necesitan que se les regule la temperatura.

Cuando las hembras son más sensibles al frío, tienen un mayor incentivo para calentar a las crías.

Trasladando estos hallazgos a los seres humanos, se podría decir que la diferencia en la percepción de la temperatura no se produjo para que pudiéramos discutir con nuestras parejas sobre el aire acondicionado, sino todo lo contrario: para que cada individuo pueda disfrutar de un poco de paz y tranquilidad.

También podría estar relacionado con fenómenos sociológicos observados en muchos animales e incluso en humanos, en ambientes mixtos de hembras y machos: las hembras tienden a tener mucho más contacto físico entre ellas, mientras que los machos mantienen más distancia y rehuyen el contacto muto.

Referencias.
 
An alternative hypothesis for the evolution of sexual segregation in endotherms, Tali Magory Cohen,Yosef Kiat,Haggai Sharon,Eran Levin,
Global Ecology and Biogeography, first published: 14 September 2021
https://doi.org/10.1111/geb.13393