Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Shabat: desconectar para reconectarse



shabbat project

Gracias al "Proyecto Shabat", más de 1 millón de personas en todo el mundo apagarán al unísono sus celulares este Shabat para desconectar, salir a caminar y comer con familia y amigos


1 millón de personas, 1400 ciudades, 98 países, y algo en común: el Proyecto Shabat, que los alienta a tomarse un descanso de sus ocupadas vidas modernas para encender las velas de Shabat (el día de descanso prescrito en la Biblia, ese séptimo día en que Dios descansó luego de la Creación), cantar y / o sentarse a comer en común.
La iniciativa anual -que tiene como objetivo lograr que los judíos celebren el Día de Descanso bíblico desconectándose por un día- fue iniciada por el rabino sudafricano Warren Goldstein en 2013, y rápidamente creció en popularidad. 
 
Goldstein, que es ortodoxo, afirma que la unión de los diversos grupos judíos -fuere cual fuere su nivel de observancia- fue uno de sus principales objetivos al crear el programa, como puede verse en el lema del proyecto: “Observándolo unidos”.
 
En la práctica, este proyecto es aprovechado por cada una de las comunidades en donde se observa para lanzar sus propias iniciativas, por lo general con un marcado cariz comunitario y social.
 
En San Diego, Estados Unidos, por ejemplo se han han organizado más de 1,000 comidas de Shabat en hogares privados en todo el condado, para “dar la bienvenida a cualquiera que atraviese nuestra puerta, venga de donde venga”.
 
Otras diez ciudades de los EE. UU. organizarán “amasados de jalot ‘rosa'” con motivo del Mes de Concientización sobre el Cáncer de Mama. Y hasta un salón de cigarros en Grenoble, en el sureste de Francia, se está preparando para una noche de improvisación teatral con temática de Shabat.
 
El Proyecto Shabat, según su creador, tiene dos dimensiones. Por un lado, los momentos y jalones tradicionales del shabat: amasado de jalot (pan trenzado que se come en shabat), conciertos de havdalá (la ceremonia con que finaliza el shabat), cenas festivas de shabat, etc.
Por el otro, el elemento de que una familia o un individuo, quienquiera que sean, observen el Shabat de una manera que los ayude a reconectarse consigo mismos.
 
Pero bien Goldstein cita a la unidad judía como uno de los factores fundamentales del Proyecto Shabbat, hay potencialmente más en juego. Según el Midrash (Shemoth Rabbah, 25:12), “Rabí Levi dice que si todo Israel guardara el Sábado correctamente una sola vez, traería al [Mesías] hijo de David, ya que es equivalente a todos los mandamientos reunidos”.
 
El cantante Mordechai ben David -el autor de la famosa “Mashiaj”- incluso ha dedicado una canción a ese pasaje del Midrash, titulado apropiadamente “Sólo un Shabat (y todos seremos libres)“.

El proyecto shabat en versión Moldavsky

El shabat es un día especial en la semana, dedicado a un descanso que no implica solo no trabajar sino antes que nada desconectarse de esas obligaciones y exigencias que nos agobian, “urgentes” pero casi nunca realmente importantes. Desconexión que permite una reconexión con aquello que es realmente crucial para nuestra vida: familia, amigos, comunidad, naturaleza, lo que tú decidas.

Este concepto básico del shabat es obviamente universal, más allá de su origen, observancias y rituales con los que se celebra. 

Esto es lo que ha comprendido el cómico argentino Roberto Moldavsky, que todos los viernes -antes de su espectáculo teatral- transmite por Facebook una ceremonia de cabalat shabat en la que invita a todos -cualesquiera fueren sus creencias- a participar del espíritu del shabat bajo los lemas “bajá un cambio” y “juntate a tomar un vino con amigos”. 


 

ANTEULTIMO SHABAT ! Arrancamos! Baja un cambio y disfruta del fin de semana que comienza !

Posted by Roberto Moldavsky on Friday, October 19, 2018