Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Balada de la anciana con una cesta y los pasajeros en una nave de refugiados



cecilia dropkin

Esta poesía de Cecilia Dropkin no tiene edad: habla de los refugiados de ayer, de hoy y de mañana, en un mundo condenado a no aprender nunca nada...


Tejida dentro del gris del mar.
Absorbida dentro de la canción de cuna del mar.
Absorbida dentro de la espuma blanca,
la espuma de plata
de las blancas ovejas de las nubes
¡Duerme, duerme!

Una anciana, anciana mujer
con el pelo gris largo suelto
Me mece, me mece con tal sentimiento 
sus ojos llorosos, borrosos,
su voz un monótono murmullo.
 
Ella me mece en una gran canasta,
me mece con sus viejas manos,
me mece y me lleva lejos en el espacio ondulado.

De repente me despierta: ¡Levántate, levántate!

Oigo en su voz un grito melancólico.
Y las sirenas responden, como un eco.
De repente, aparece un barco
y la gente se para en silencio al borde del navío
y mira silenciosamente en las profundidades.
La anciana empuja su canasta, meciéndola para ellos,

Ella habla, su voz un monótono murmullo:

“Me llamaste,
Vine rápidamente
Como una madre hacia un hijo que la necesita
La desgracia es grande,
Pero como el seno de una madre.
 
Mi cesta está preparada.
La vieja mece la canasta para ellos,
Ella habla, su voz un monótono murmullo:
“Desposeídos, sin hogar?
Mi blanca espuma 
es tu hogar”
 
¿Está cada puerta cerrada?
No golpees en vano, no ruegues
Abro una puerta
y mira:
Una cama te espera …
¿Está bloqueada cada orilla?
 
Sin límites es el camino
Al final de tus días.
Me llamaste
Vine rápidamente
Como una madre hacia un niño que la necesita.
 
La desgracia es grande,
Pero como el seno de una madre.
mi consuelo espera
¿Está cerrada cada puerta?
No golpees en vano, no implores
Abro una puerta
y lleva a una cama amable y acogedora.
¿Está bloqueada cada orilla?
Sin límites es el camino
Al final de tus días.
 
¿Desposeído y sin hogar?
Mi blanca espuma es tu hogar.
en tu suave, blanco lecho
Tu oración ha sido escuchada”.
 
Celia Dropkin nació en Bielorrusia en 1887, y comenzó a escribir poesía en ruso cuando era niña. En 1912, se mudó a Nueva York y poco después comenzó a escribir en idish. 

Su obra apareció en importantes publicaciones en idish de su época, pero su obra había permanecido casi desconocida hasta la publicación en 2014 de  The Acrobat(Tebot Bach), una selección de sus poemas traducidos al inglés.

Su obra fue definida por la poeta  estadounidense Alice Notley de este modo: sus poemas “son de su tiempo, pero de la mejor manera posible: hacen que tú también quieras estar allí”.

Este poema, sin embargo, hace pensar que los poemas de Dropkin no son solo de su tiempo, sino también del nuestro, en el que miles de refugiados vuelven a encontrar las puertas cerradas y las orillas bloqueadas.

Fuente: In Geveb, a Journal of Yiddish Studies