Chistes judíos: Don Moishe, el testigo



Chistes judíos: Don Moishe, el testigo

Si no sabes preguntar, no te quejes de la respuesta...


En un juicio oral se presentó Don Moishe Perelman como testigo en un importante caso.

El abogado de la Fiscalía comienza a interrogarlo:

Sr. Moisés Perelman, ¿Qué edad tiene usted?

Kein ein ore* ochenta y cinco años, contesta Moishe

¿Cómo? Señor, limítese a contestar solo lo que le pregunto

¿Qué edad tiene usted?

¡Kein ein ore ochenta y cinco años!, repite Don Moishe levantando la voz

El juez, muy serio, mira al testigo y le dice

El testigo se limitará a contestar únicamente lo que el señor fiscal le pregunte. En caso contrario su testimonio será nulo.

El abogado defensor, Samy Liberman, se acerca al juez y le pregunta

Su Señoría,¿puedo preguntarle yo?

Concedido, dice el Juez.

Samy se acerca a Don Moisés y le pregunta:

Don Moishe,  Kein ein ore, ¿cuántos años tiene?

¡Ochenta y cinco!, responde don Moishe

* Kein ein ore: literalmente, “sin mal de ojo”. Es una expresión en idish (proveniente del hebreo) que se usa popularmente para “espantar” malos augurios o deseos, la mala suerte, etc.

Algo así como el equivalente verbal de hacer “cuernitos” con la mano.