Una “prueba de olfato” predice si un paciente en coma se va a despertar alguna vez



Una "prueba de olfato" predice si un paciente en coma se va a despertar alguna vez

Los investigadores israelíes que lo desarrollaron dicen que todos los pacientes con lesiones cerebrales que respondieron a los olores en la prueba recuperaron la conciencia en el lapso de cuatro años...


El estudio, que investigaba si los pacientes reaccionaban a los olores con un ligero cambio en su patrón de flujo de aire nasal, fue realizado por científicos del Instituo Weizmann y del Hospital de Rehabilitación Loewenstein de Israel.

Según los resultados del estudio, el 100 por ciento, de los pacientes en con daño cerebral que respondieron a esta “prueba de ” recuperaron la conciencia en algún omento de los cuatro años que duró el estudio.

Los científicos israelíes piensan que esta prueba, simple y económica, puede ayudar a los médicos a evaluar con mayor precisión el grado de lesión cerebral de un paciente y hasta qué punto está consciente o inconsciente. Las pruebas de diagnóstico actuales pueden conducir a un diagnóstico incorrecto en hasta el 40% de los casos-

El estudio también subraya el papel primordial que desempeña el sentido del olfato, la parte más antigua del cerebro, en la organización del sistema nervioso central de los humanos, y su utilidad como una medida precisa de la integridad general del cerebro,

Después de una lesión cerebral grave, los pacientes pueden caer en un estado comatoso, en el cual sus ojos están cerrados y no tienen ciclos de sueño-vigilia.

Un coma generalmente dura unas dos semanas, después de los cuales el paciente puede experimentar una mejoría rápida y volver a la conciencia, sufrir un deterioro que conduce a la muerte, o entrar en una condición definida como “trastorno de la conciencia”.

Cuando se produce la apertura espontánea de los ojos, pero no hay evidencia de que los pacientes estén conscientes de sí mismos o de su entorno, se les diagnostica un “estado vegetativo”.

La herramienta de diagnóstico estándar para evaluar el nivel de conciencia es la “Escala de recuperación del coma”, que examina las respuestas a varios estímulos, entre ellos los movimientos oculares mientras sigue un objeto con la vista, girar la cabeza hacia un sonido y responder al dolor.

Dado que la tasa de errores de diagnóstico puede alcanzar hasta el 40%, se recomienda repetir la prueba al menos cinco veces.

El diagnóstico erróneo puede, obviamente, ser crítico, ya que puede determinar la decisión de desconectar a los pacientes de las máquinas de soporte vital que los mantienen con vida. Y, con respecto al tratamiento, si se considera que un paciente está inconsciente y no siente nada, es posible que los médicos no le receten los analgésicos que podría estar necesitando.

La “prueba de conciencia” desarrollada por los investigadores se basa en el principio de que el flujo de aire nasal cambia en respuesta al olor; por ejemplo, un olor desagradable conducirá a un “olfateo” más corto y menos profundo.

En las personas sanas, la respuesta de olfateo puede ocurrir inconscientemente tanto en vigilia como durante en el sueño.

El estudio evaluó a 43 pacientes con lesiones cerebrales internados en el Hospital de Rehabilitación de Loewenstein.

Los investigadores colocaron brevemente frascos que contenían varios olores bajo la nariz de los pacientes inconscientes: un aroma agradable a champú, un olor desagradable a pescado podrido, o ningún olor.

Al mismo tiempo, los científicos midieron con precisión el volumen de aire inhalado a través de la nariz en respuesta a los olores. Cada frasco se presentó al paciente diez veces en orden aleatorio durante las pruebas, y a cada paciente se lo incluyó en varias de esas sesiones.

Sorprendentemente, todos los pacientes calificados como en “estado vegetativo” pero que respondieron a la prueba de olfato, luego recuperaron la conciencia, aunque solo fuera mínima.

En algunos casos, el resultado de la prueba de olfato fue el primer signo de que esos pacientes estaban a punto de recuperar la conciencia, y esta reacción se observó días, semanas e incluso meses antes de cualquier otro signo.

Además, la respuesta olfativa fue capaz de predecir con un 92% de precisión quién sobreviviría durante al menos tres años.

El hecho de que la prueba de olfateo sea simple y potencialmente económica la hace ventajosa: se puede realizar al lado de la cama de los pacientes sin la necesidad de moverlos, y sin aparotología complicada.

Referencias:


Arzi, A., Rozenkrantz, L., Gorodisky, L. et al., Olfactory sniffing signals consciousness in unresponsive patients with brain injuries, Nature (2020)
https://doi.org/10.1038/s41586-020-2245-5