Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

La primera impresora de carne artificial ya está trabajando



La primera impresora de carne artificial ya está trabajando

[email protected], ¿qué imprimos para la cena? Una empresa israelí acaba de presentar sus filetes veganos impresos en 3D, indistinguibles de los naturales


Una empresa israelí, Redefine Meat, dio a conocer recientemente lo que presentan como el primer filete del mundo a base de plantas y creado mediante impresión 3D industrial.

Comenzarán a probarlos en restaurantes de alta gama en Israel cuando la pandemia lo permita, para luego comenzar a venderlos en Israel y otros países.

El producto replica completamente la estructura muscular de la carne de res. Es rica en proteínas, sin colesterol y se ve, cocina, huele y sabe a carne de vaca.

Durante una “cata” especial, un dijo que ocho de cada diez personas no sabrían la diferencia entre la carne real y la carne alternativa, y que el sabor de una de sus recetas hechas con ella era casi idéntico al original.

Redefined Meat utiliza impresoras 3D y una “tinta” muy particular para “imprimir” los filetes. La firma tiene como objetivo vender las impresoras y los cartuchos a los distribuidores de carne de todo el mundo, quienes imprimirán y distribuirán la carne una vez producida.

La “tinta” está hecha de ingredientes a base de plantas similares a las que come una vaca. Contiene proteínas de legumbres y granos, para reproducir la textura muscular, “grasas” de las plantas para imitar la grasa de la carne, y sabores y colores naturales, para imitar la sangre y jugosidad de la carne de vaca.

Todo eso se mezcla con agua y se coloca en tres cartuchos de tinta que se cargan en una impresora 3D del tamaño de una heladera grande.

En la impresora, los materiales se someten a un proceso de ingeniería de alimentos, y el producto final entregado por la máquina tiene una estructura similar a la carne de vaca en lo que refiere a músculo, grasa y sangre.

La máquina imprime punto sobre punto, y el producto está formado por casi un millón de puntos. El software puede determinar exactamente qué tipo de filete hacer -por ejemplo un bife de chorizo- al organizar los puntos de diversas maneras.

La capacidad de producción de cada máquina es de seis kilogramos por hora, y la intención de los fabricantes es que llegue a 200 kilogramos de carne al día.

El proceso de cocción es como el de la carne, a la parrilla, la plancha o la olla, aunque con algunas variaciones.

También se puede producir pollo, cerdo, cordero y atún, pero por el momento se están enfocando en la carne de res porque es la de mayor huella ambiental.

El costo carne será similar al de la carne de vaca, y ya tienen la certificación de kashrut.

Esta carne alternativa es kosher y parve (no se considera cárnico ni lácteo según las leyes dietéticas judías), y lo mismo pasaría el día que se produzca carne de cerdo artificial.