Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

La inteligencia artificial (AI) llega a los árboles



seetree

La startup israelí SeeTree usa la AI para dar a los granjeros "conocimientos profundos" sobre la salud y la productividad de cada uno de sus árboles...


La compañía combina la información que recopila mediante drones equipados con tecnología de imágenes de detección multidimensional y de alta resolución, sensores de suelo y muestras recolectadas por equipos en tierra para proporcionar en forma continua datos sobre grupos de árboles y de árboles individuales.

Se trata, dicen, de la primera red de inteligencia artificial del mundo para árboles y cultivos permanentes, que combina la AI con tecnología de aprendizaje automático e inteligencia agronómica.

La mayoría de las decisiones tomadas por los agricultores se basan en lo que ven, en su experiencia previa y en la intuición, insuficientes cuando se tienen que supervisar miles y, a veces, millones de árboles: no tienen ningún dato sobre cuánta fruta hay en los árboles, por ejemplo.

El gran cambio que propone See Tree: digitalizar completamente ese mundo y convertir a los árboles en una entidad digital, creando una “historia clínica” de cada árbol, tal como si fueran personas.

A medida que la población mundial crece, los agricultores están utilizando la tecnología para obtener mejores rendimientos, utilizando sensores para determinar qué cuándo y dónde cultivar: un mercado de “agricultura de precisión” que se espera alcance los $10 mil millones de dólares para 2023.

Mediante la AI, Sea Tree espera  ayudar a los agricultores a disminuir el uso de químicos, identificar el riesgo de enfermedades, y las necesidades de los árboles a nivel de riego y fertilización.

La tecnología se enfoca en los árboles porque es más complejo recopilar datos de ellos que de los cultivos en campo abierto. Los árboles tardan años en crecer, y de cuatro a cinco años hasta la producción de frutos. Por lo tanto, si los árboles se enferman, el costo es mucho más elevado que si se destruye una cosecha estacional.