Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Los sueños con la muerte en la tradición judía



Los sueños con la muerte en la tradición judía

Según la tradición judía, esto es lo que significa soñar con la muerte...


ÁNGEL DE LA MUERTE. El que sueña que el ángel de la muerte está junto a su cabeza, morirá. Explica el Tamud, tratado Avodá Zará, que ésa es la manera de proceder del ángel de la muerte.

El que sueña que habla con el ángel de la muerte enfermará y luego se curará. El encuentro con el ángel de la muerte representa “muerte” obviamente: Pero dado que en el sueño está conversando con él significa que sobrevivirá. Es decir, enfermará y estará en serio peligro, pero finalmente quedará a salvo.

ATAÚD. El que sueña que está dentro de un ataúd sufrirá una desgracia. Y tal vez se salve de ella.

BUITRE. Un buitre en un sueño anuncia un médico, pues el buitre se alimenta de cuerpos de animales muertos y así protege a los animales vivos, tal como el médico protege la vida de las personas.  

ENTIERRO. El que sueña que está enterrado sufrirá una desgracia; y tal vez se salve.

El que sueña que lo entierran será entregado en manos de un despiadado.

MATAR. Soñar que se mata a alguien es indicio de que le acontecerá un milagro.

MUERTE. Soñar que se muere es un buen indicio para el soñante. O bien se incrementarán sus años de vida.

Este caso es un ejemplo de los sueños referidos en el Talmud como “sueños de interpretación opuesta”. El hecho de que “fallece” en el sueño provoca que ya no sea necesario que fallezca en la realidad.

MUERTOS.  El que visualiza en sueños a uno de sus padres ya fallecidos tendrá alegrías: para eso se le revelan en el sueño, para informarle la buena nueva. Y si sueña que además le dan algo, mucho mejor aún. 

Si visualiza en sueños a un ser querido y no logra comprender el sentido, significa que ese ser querido le está pidiendo algo, como que realice mitzvot o buenas acciones en su honor, para ayudar a la elevación de su alma.

El que sueña con muertos, si es una persona sana, que no tema. En cambio, si es una persona enferma es una mala señal para él. O bien, indica descanso.

El que sueña con un muerto descalzo, desnudo, hambriento o enfermo, es una señal de que el alma de esa persona está sufriendo. Por lo tanto se deben hacer actos de bien por esa persona, para que su alma experimente una elevación.

El que sueña que baña a un muerto, o lo viste o lo carga, descenderá de su posición, ya que la grandeza del hombre se manifiesta entre los seres vivos, de modo que soñar que asiste a los muertos significa descenso.

MUERTO: El que sueña que da las condolencias a los deudos, o acompaña al muerto al cementerio, el Supremo lo acercará hacia Sí, porque son actos de bondad que Él aprecia.

Soñar que se habla con un muerto indica que el soñante hablará con gente buena y obrará como ella: después del fallecimiento, el alma se libera de las transgresiones y adquiere un estado de pureza superior al de su paso por este mundo.

Por eso, visualizarse en un sueño conversando con un muerto es una señal de que se apegará a gente buena y pura.

El que sueña que es mordido por un pariente fallecido, sufrirá una desgracia.

El que sueña que un pariente fallecido viene a visitarlo tendrá riqueza. Y si lo abraza o lo besa, mucho más.

El que sueña que un muerto come y bebe en su casa, es una buena señal para la casa, porque significa que el muerto está conforme y cómodo allí.

El que sueña que un muerto le da algo tendrá ganancias, porque significa que está conforme con él.

El que sueña que un muerto le da de tomar de su mano, indica muerte, porque el muerto indica lo etéreo, lo que ya no existe; mientras que el vaso indica materialismo.

Por ello, si toma de un vaso significa que todavía vivirá, porque necesita aún de la materia; pero si toma de la mano del muerto, que representa lo etéreo, significa que ya no volverá a requerir de lo material.

El que sueña que un muerto le entrega un elemento de metal, en cualquier lugar que se encuentre estará seguro y no deberá temer, pues ese elemento le brinda protección.

El que suena que un muerto le roba algo, un pariente suyo morirá. Expone el Talmud, tratado Baba Kama, que el que roba cualquier cosa, aún algo de ínfimo valor, es como si robase un alma.

El que sueña que un muerto lo llama para acompañarlo afuera de la casa, morirá pronto, porque pretende llevarlo consigo. Una posible solución es tirar una ropa de alguien vivo en la tumba de aquel fallecido.

El que sueña que un muerto lo llama, y entiende su idioma, fallecerá pronto.

Soñar que entrega algo a un muerto es indicio de pobreza.

Soñar que un muerto le entrega algo indica riqueza.

Soñar que un pariente fallece es indicio de que tendrá larga vida (otro ejemplo de los sueños de interpretación opuesta: el hecho de que “fallezcan” en el sueño provoca que ya no sea necesario que fallezcan en la realidad).

Soñar que un muerto lo golpea es indicio de sufrimientos.

Soñar que un muerto le quiere dar algo y él no lo toma, es un mal indicio.

TUMBA. Soñar con tumbas es indicio de actos despreciables (en referencia a la putrefacción del cadáver).