Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

“No cerrarás tu puerta a quien busca refugio de la miseria”  



"No cerrarás tu puerta a quien busca refugio de la miseria"  

, el Gaón de Vilna, y los refugiados de ayer y de hoy


Suele asociarse el pecado de Sodoma (y Gomorra) con la homosexualidad (la “sodomía”), pero -al menos para la tradición judía- se trata claramente de otra cosa: la porción (parashá) respectiva de la Torá, Vayera, trata en realidad de las terribles consecuencias para esas ciudades del intento de sus habitantes de impedir la entrada de dos ángeles disfrazados de indigentes. 

Esa es la interpretación unánime de los miles de sabios que han estudiado la Torá a lo largo de los siglos, interpretación que tiene atronadoras resonancias en el mundo de hoy.

La advertencia de la Torá, que podría perfectamente formularse como un mandamiento: “no cerrarás tu puerta a quien busca refugio de la miseria”, fue tomada al pie de la letra por uno de los más famosos sabios de la judía, el Gaón de Vilna.

El Gaón era famoso por su devoción por el estudio y su renuencia a usar su tiempo en consultas de los dirigentes de la de Vilna, nucleados en el “Consejo de las Cuatro Tierras” (“HaVa’ad Arba’ Aratzot”), el organismo central de la comunidad judía del Commonwealth polaco-lituano durante la mayor parte de la vida de Gaon.

Había llegado a un acuerdo con los dirigentes comunitarios por el cual no se lo convocaría a una reunión a menos que fuera tratar una regulación comunitaria realmente nueva.

En una ocasión, quisieron aprobar un reglamento que prohibiera la entrada a Vilna de pobres de fuera de la ciudad. Convocaron a una reunión y llamaron a Gaon para que se les uniera.

Llegó el Gaon. Cuando escuchó cuál era la propuesta, dijo a los dirigentes: “Teníamos un acuerdo de que no me convocarían a una reunión a menos que tuviera que ver con un nuevo reglamento”.

“Sí, ”, respondieron. “Es una nueva regulación la que estamos proponiendo”.

“No”, dijo el Gaon, “es un reglamento antiguo, establecido hace mucho tiempo por las Cuatro Tierras”.

“¿Las Cuatro Tierras?” se sorprendieron. “No sabíamos sobre eso. Los de actas del Consejo de las Cuatro Tierras no mencionan tal regulación “.

“No las Cuatro Tierras de hoy”, dijo el Gaon.

“Las de hace mucho tiempo: ‘Sodoma, Gomorra, Admah y Tsvoyim, que Dios destruyó en Su ira y en Su cólera‘” (Deuteronomio 29:22). Tenían un reglamento que prohibía la admisión de indigentes”.