Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Cuadrados mágicos hebreos



Cuadrados mágicos hebreos

O: ¿cómo invocar a un demonio o a un ángel sin perder el control...? Sí, aunque no lo creas, esto existe en la cultura judía...


Un cuadrado mágico es una tabla donde se dispone una serie de números enteros en un cuadrado o matriz de forma tal que la suma de los números por columnas, filas y diagonales principales sea la misma. 

Los cuadrados mágicos actualmente no tienen ninguna aplicación técnica conocida que se beneficie de estas características, por lo que siguen recluidos al divertimento, a la curiosidad y al pensamiento matemático. Aparte de eso, en las ciencias ocultas y más concretamente en la magia tienen un lugar destacado
 
Los cuadrados mágicos, se conocen desde la antigüedad y han sido empleados siempre en rituales de magia. 

Para el mago, los cuadrados mágicos expresan en diferentes planos, manifestaciones de la realidad espiritual, un conocimiento directamente aplicable en diversas formas, y una herramienta para invocar diversas entidades sin correr riesgos.

Los cuadrados mágicos judíos, sin embargo, son diferentes: no con tienen números, sino que suelen implicar permutaciones y notarikones (un método para seleccionar una palabra usando cada una de sus iniciales o sus letras finales para formar otra palabra, formando una oración o idea diferente) de nombres divinos.

Son muy comunes en los sellos, amuletos y cuencos de encantamiento hebreos (los más antiguos, del siglo VI de la era común)..

Su función mágica parece ser “encerrar”, atar y atrapar la fuerza malévola contra la que se dirige el amuleto.

En el caso de los dispositivos de invocación de ángeles, la función del cuadrado es análoga, conteniendo y restringiendo el poder numinoso del ángel para que el adepto pueda mantener el control.

La colección más famosa de cuadrados mágicos hebreos aparece en el Libro de Abramelin, que se atribuye a Abraham de Worms.

Hay muchas afirmaciones dudosas asociadas con este libro, y aunque existe una versión hebrea (Sefer Segulot Melajim) conservada en la Universidad de Oxford, es muy probable que sus orígenes sean alemanes y herméticos.

Sea como sea, la magia práctica de Abramelin se centra en un conjunto de talismanes compuestos por cuadrados de palabras mágicas relacionadas con el objetivo mágico del cuadrado. 

Por ejemplo, un cuadrado titulado “Caminar bajo el agua todo el tiempo que quieras” contiene la palabra MAIM (מים), que en  hebreo significa “agua”.

Un cuadrado para encontrar o recuperar tesoros de joyas comienza con la palabra TIFARAH (תפארה, una variante de Tiferet), que puede significar “anillo de oro” en hebreo y es también el nombre de la esfera de la “Belleza” (que tiene la atribución planetaria del Sol) en el Árbol de la Vida Cabalístico.
 
El trabajo alquímico “Esh Meshaef” también incluye varios buenos ejemplos de cuadrados mágicos hebreos.