Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Segundo juicio contra los nazis de Bergen-Belsen



Segundo juicio contra los nazis de Bergen-Belsen

El 13 de junio de 1946, comienza el segundo juicio de Bergen-Belsen contra oficiales nazis y "kapos" de ese campo de concentración


Cinco ex funcionarios del campo de concentración de Bergen-Belsen fueron juzgados por un tribunal militar británico en Wuppertal desde el 16 de mayo de 1946 hasta el 30 de mayo de 1946.

Todos los acusados fueron declarados culpables, cuatro fueron condenados a muerte y uno a prisión. Los condenados a muerte fueron ejecutados el 11 de octubre de 1946.

Un segundo juicio por Bergen-Belsen por un tribunal militar británico se llevó a cabo en Luneberg del 13 al 18 de junio de 1946  para juzgar a Kazimierz Cegielski, un ciudadano polaco que era “KAPO” (“Policía del campo”) en Bergen-Belsen desde marzo de 1944.

Los kapos eran prisioneros designados por las SS como vigilantes de sus compañeros de prisión. Solían ser presos “políticos” o criminales. Había cinco Kapos en Bergen-Belsen, dos de ellos con el nombre de “Kazimierz” llamados como “Kazimierz el grande” (el juzgado) y “Kazimierz el chico”.

Cegielski fue acusado de crueldad y asesinato, pues era conocido por golpear y, en ocasiones, matar a los prisioneros enfermos y debilitados con grandes palos o postes de madera.

Mientras estaba en Bergen-Belsen, tuvo una aventura con una prisionera, una joven judía de Ámsterdam llamada Hennny DeHaas. Lo atraparon en 1946 cuando llegó a Amsterdam aparentemente para encontrar y casarse con DeHaas.

Fue declarado culpable el 18 de junio de 1946 y condenado a muerte en la horca. El día antes de que lo ahorcaran hizo una declaración diciendo que su verdadero nombre era Kasimir-Alexander Rydzewski. Fue ejecutado en la prisión de Hameln a las 9:20 a.m. el 11 de octubre de 1946. 

Los otros condenados en el juicio fueron Walter Quakernack, Heinz – Züder Heidemann, Heinrich Redehase y Karl Schmitt. Los tres primeros fueron ejecutados, y Schmitt condenado a 15 años de prisión.