Resistencia en el gueto de Vilna



Resistencia en el gueto de Vilna

El 9 de julio de 1942, comienza el movimiento de resistencia en el


Vitka Kempner e Itzik Matzkevitch regresan al gueto de Vilna en esta fecha de 1942, después de volar un tren militar nazi cinco millas al sudeste.

Kempner, nacida en 1920, creó una célula de resistentes en el gueto junto con el poeta Abba Kovner, con quien luego se casó. Su “Organización de Partisanos Unidos” introducía armas de contrabando a través del sistema de alcantarillado;

El acto de sabotaje de Kempner fue su primer acto de resistencia. Más tarde también sabotearían la central eléctrica y obras hidráulicas en Vilna.

Kempner se movía regularmente entre el gueto y el mundo exterior a través de las alcantarillas, llevando a cientos de judíos a los bosques de Rodninkai, donde formaron una brigada de partisanos  conocida como “los Vengadores”.
.
Esa brigada ayudó en 1944 a liberar a Vilna a medida que los soviéticos avanzaban hacia la ciudad, pero incluso después de la guerra siguieron buscando retribución: en 1945, Vitka comandó 
la infiltración de la panadería de un campo de prisioneros nazis en Nuremberg, en la que se envenenaron cientos de hogazas de pan con arsénico.

El año siguiente, después de ayudar a cientos de sobrevivientes del Holocausto a burlar el bloqueo británico, Vitka y Kovner se instaló en el kibutz Ein Horesh, donde tuvieron dos hijos. 

Kempner se recibió de psicóloga clínica a los 40 años y sigue viviendo en Israel.

Kempner recuerda dolorosamente la situación en la que los jóvenes -que pensaban que habían convencido a la población del gueto de rebelarse- fueron de hecho rechazados por el resto de los judíos, que los veían como los ponían en peligro la existencia del gueto.

Kempner explica así su decisión de quedarse en el gueto a pesar de todo: ‘Nunca pensamos en términos de rescate y supervivencia, sino sobre una respuesta adecuada para los judíos en ese momento’
“.
– Neima Barzel, Jewish Women’s Archive