Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

El Judenrat de Budapest



El Judenrat de Budapest

El 21 de marzo de 1944, los nazis establecen un "Consejo judío" en Budapest, como prolegómeno a la deportación de los judíos a Auschwitz


En esta fecha de 1944, dos días después de ocupar Hungría, los nazis establecieron un consejo judío (Judenrat o Zsidó Tanács en húngaro) en Budapest, dirigida por un banquero, Samu Stern.

 Al mismo tiempo, Adolf Eichmann se reunía con funcionarios del Ministerio del Interior de Hungría: “Esa tarde“, escribiría luego,”fue sellado el destino de los judíos húngaros“.

El 31 de marzo, Eichmann aseguró a los dirigentes del Zsidó Tanács (según las actas de la reunión) que -a pesar de la estrella amarilla recién impuesta y de las numerosas restricciones antijudías- él “evitaría todo saqueo de las posesiones de los judíos y. . . castigaría a quienes buscaran enriquecerse con sus propiedades“.

Eichmann tambi´ne prometió que si los judíos trabajaban en beneficio de la economía de guerra nazi, recibirían “las mismas buenas condiciones de pago y trato de todos los demás trabajadores“.

Mientras tanto, planeaba con los cooperativos funcionarios húngaros la deportación de los judíos del país a Polonia para ser asesiandos, a partir del 29 de abril.

A principios de junio, 92 trenes ya habían llevado a más de 289.000 judíos a Auschwitz-Birkenau, donde se había construido una línea especial para que los trenes llegaran directamente dentro del campo de exterminio.

El número de asesinados aumentaría a 450.000, el 70 por ciento de los judíos de Hungría.

Eichmann continuó con los asesinatos en masa incluso después de que Heinrich Himmler ordenara su detención para poder destruir la evidencia de la Solución Final ante el avance del Ejército Rojo.

[La deportación] fue una escena surrealista. . . una procesión de gente, con cochecitos, ancianos,. . . personas discapacitadas . . . y a la cabeza de la procesión iba el rabino, vestido con su manto blanco de Iom Kipur y sosteniendo el rollo de la Torá en sus manos“.
– Rita Weiss, sobreviviente