Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Así era el héroe del Holocausto Raoul Wallenberg: filmación inédita



Así era el héroe del Holocausto Raoul Wallenberg: filmación inédita

Wallenberg, que salvó a decenas de miles de judíos húngaros, fue reconocido en una anodina película de archivo transmitida por televisión


Las imágenes recién descubiertas del héroe sueco del Holocausto Raoul Wallenberg – la única filmación de la que se tenga noticia- muestra al hombre que salvaría a decenas de miles de judíos instruyendo a reclutas del ejército sueco en un campo de tiro en 1940.

La película de archivo se emitió por primera vez en la televisión pública sueca SVT y es la única filmación conocida de Wallenberg, a quien se le atribuye haber ayudado a al menos a 20.000 judíos a escapar del Holocausto mientras era diplomático sueco en Hungría.

Se cree que murió en cautiverio soviético, sin que se sepa con seguridad cuándo y cómo.

En el clip de 25 segundos, se lo puede ver en el verano u otoño de 1940 en Estocolmo.

Wallenberg, que tenía 29 años en ese momento, viste un uniforme del ejército mientras instruye a los reclutas que disparan con rifles a blancos en el sótano de un
edificio.

Según medios suecos, la película mostraba un ejercicio de la guardia de reserva sueca, establecida en 1940.

Gellert Kovacs, un estudioso de la vida de Wallenberg, vio por casualidad la emisión y creyó reconocer a Wallenberg. Encontró el clip en línea y después de revisarlo cuidadosamente llegó a la conclusión de que era el famoso diplomático.

¿Quién era Raoul Wallenberg?

Wallenberg, que nació en 1912, ayudó a los judíos a escapar de la ocupación nazi de Hungría dándoles pasaportes suecos.

Joven arquitecto y hombre de negocios, Wallenberg se ofreció como voluntario para ir 
como enviado especial a Hungría en 1944, para ayudar a rescatar a los judíos del exterminio a manos de la Alemania nazi.

En enero de 1945, mientras los soviéticos libraban una prolongada y sangrienta batalla contra los alemanes en Budapest, el diplomático de 32 años fue citado al cuartel general ruso en Debrecen para ser interrogado por acusaciones de espionaje. Nunca se supo más de él.

Los soviéticos inicialmente negaron que estuviera bajo su custodia, pero en 1957 dijeron que había muerto de un ataque al corazón en prisión el 17 de julio de 1947.

Pocos lo creyeron, y su verdadero destino se consideró un misterio durante décadas. En 2016, 71 años después de su desaparición, las autoridades suecas lo declararon oficialmente muerto.