Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Operación Barbarroja: los nazis invaden la Unión Soviética



Operación Barbarroja: los nazis invaden la Unión Soviética

El 22 de junio de 1941, los nazis lanzan la Operación Barbarroja, la invasión por sorpresa de la Unión Soviética


El 22 de junio de 1941, la Alemania nazi lanzó una invasión sorpresa de la Unión Soviética, llamada Operación Barbarroja, en honor a Federico Barbarroja,
que había tratado de instaurar el dominio alemán en Europa siglos antes.

Las fuerzas nazis llegaron a las puertas de Moscú en solo cinco meses, pero su incapacidad para derrotar con rapidez al Ejército Rojo obligó al régimen nazi a librar una guerra en dos frentes, y es visto por muchos como el punto de inflexión crucial en la guerra a favor de las Fuerzas Aliadas.

Hitler invadió la Unión Soviética menos de dos años después de la firma del Pacto Molotov-Ribbentrop, un tratado de no agresión -y reparto de Polonia- entre los nazis y los soviéticos, y comenzó a prepararse para el ataque meses antes en el invierno de 1940.
 
El 18 de diciembre Hitler firmó la Directiva 21, la primera orden operativa para invadir la Unión Soviética.

Con más de tres millones de tropas reunidas para el ataque, la invasión del 22 de junio se considera una de las las operaciones militares más grandes en la historia de la guerra moderna.

También significó el comienzo de la “Solución final”. En la primera línea estaban los miembros del Einsatzgruppen, que son conocidos por su papel en el asesinato sistemático de los judíos de la Unión Soviética, y que posteriormente dio lugar al “Holocausto por balas”, que se cobraría la vida de más de dos millones de judíos soviéticos.

Mientras que cientos de miles de judíos pudieron huir de la Unión Soviética antes de la invasión de la Alemania nazi, millones cayeron en sus manos.

En los primeros nueve meses de la Operación Barbarroja, los Einsatzgruppen mataron a más de un millón de personas, la mayoría de ellos judíos.

Las víctimas a menudo eran llevadas a los bosques y a edificios abandonados, donde eran obligadas a desvestirse y a entregar sus objetos de valor, y luego eran llevadas a grandes fosas donde eran fusiladas.

Más de 30.000 judíos fueron asesinados en Babi Yar, en Ucrania, en solo dos días, el entre el 29 y el 30 de Septiembre de 1941, en la masacre más grande del Holocausto.

Pocos días después del comienzo de la Operación Barbarroja, la fuerza aérea de la Alemania nazi destruyó más de 1.000 aviones soviéticos y las fuerzas alemanas 
había penetrado aproximadamente 500 km en el territorio soviético.

Los alemanes creyeron que la operación terminaría pronto. El general Franz Halder, comandante del Alto Mando del Ejército nazi, escribió en su diario: “Creo que no estoy exagerando cuando digo que la campaña contra Rusia se ganó en 14 días “.

Pero en diciembre, quedó en claro que la operación no terminaría tan pronto, y la guerra se convirtió en una guerra de desgaste.

El fracaso nazi se debió en gran parte al enorme tamaño del ejército soviético, que tenía 8 millones de soldados en diciembre, a pesar de haber perdido muchos soldados.

Halder escribió: “Se ve cada vez con mayor claridad que subestimamos al coloso ruso”. Si los nazis destruían una docena de divisiones rusas, escribió Haider, “luego los rusos ponían otra docena en su lugar”.

Según muchos historiadores, el punto de inflexión fue la Batalla de Stalingrado, después de la cual la Unión Soviética recapturó la ciudad suroccidental de Stalingrado e hizo prisioneros a casi 100.000 soldados alemanes.

La batalla, que tuvo lugar entre agosto de 1942 y febrero de 1943, es considerada como uno de los más grandes y sangrientos combates de la guerra moderna.