Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Revelan plan secreto de Hitler para dividir Sudamérica en cuatro territorios nazis



the tango war

Esta y otras intrigas son reveladas en "The Tango War" un nuevo libro de la periodista Mary Jo McConahay


En 1941, el servicio secreto de los Estados Unidos presentó al presidente Franklin Delano Roosevelt un descubrimiento que da sudores fríos aún hoy: un mapa alemán con planes de posguerra para América del Sur, según los cuales -de vencer la guerra la Alemania nazi- los países del continente serían reemplazadas por cuatro territorios nazis: “Nueva España”, “Brasil”, “Chile” y “Argentina” (cada uno de ellos incluyendo territorio de sus países vecinos).

Esta una de las revelaciones de un nuevo libro, “La guerra del tango: la lucha por los corazones, las mentes y las riquezas de América Latina durante la Segunda Guerra Mundial“, de la periodista Mary Jo McConahay.

El libro es el primero en tratar en forma conjunta todos los aspectos del impacto de la Segunda Guerra Mundial en América Latina, y reúne revelaciones ignoradas o poco conocidas hasta ahora con episodios más estudiados y difundidos (como la trágica historia del St. Louis), matizadas con no pocas de las acostumbradas simplificaciones y estereotipos sobre la sociedad y la historia latinoamericana, tan comunes en los Estados Unidos y-algo menos- en Europa.

Algunas de las “revelaciones” del libro lo son solo para el públicos de los Estados Unidos, pues ya han sido bien estudiadas en América Latina.

Pero otras sí lo son, y hay una que es más espeluznante aún que el mapa con los planes nazis para Sudamérica.

A través de un programa secreto, los alemanes y japoneses étnicos de la región fueron secuestrados y llevados a campos de internamiento en los EE. UU. incluso si no eran pro-Eje, ¡y sin importar si eran judíos!

El objetivo era que sean intercambiados por estadounidenses cautivos en los países del Eje. 

Los judíos alemanes se vieron así enfrentados no solo a los presos pro-nazis con poder dentro de esos campos, sino sobre todo a la posibilidad de ser “repatriados” al Reich y a una muerte segura.

Cuando tienes un proyecto secreto fuera de la ley, basado en la” raza “o el origen étnico, vas a tener estos absurdos“, dice McConahay.

De ochenta a 90 prisioneros judíos alemanes fueron finalmente trasladados a un campamento en Argel, Louisiana, lejos del elemento pro-nazi. 

Pero al final parece haber primado la cordura y, hasta donde la autora sabe, ningún refugiado judío fue enviado de vuelta a Alemania.


Los planes de los nazis para América Latina

mapa