Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

El Farhoud, limpieza étnica nazi en Bagdad



El Farhoud, limpieza étnica en Bagdad

El 1 de junio de 1941, comienza el Farhoud, un pogrom contra los judíos de Bagdad fogoneado por la propaganda nazi, en el que fueron asesinados 180 judíos, hombres, mujeres y niños


El 1 de junio de 1941, los residentes musulmanes de Bagdad llevaron a cabo un salvaje pogrom contra sus vecinos judíos, conocido por su nombre árabe “al-Farhoud”,
(“despojo violento”).

Más de 180 judíos fueron asesinados y mutilados y miles heridos. Los judíos fueron asesinados al azar, las mujeres y los niños violados delante de sus familiares y los bebés aplastados.

Las propiedades judías fueron saqueadas; los hogares, negocios, lugares de culto e instituciones comunales fueron robados, incendiados y destruidos.

El Farhoud (o Farhud) fue el comienzo del fin de la comunidad judía de Irak -presente en la región desde los tiempos de Babilonia, siglos antes de las invasiones árabes-, , inicio de la masiva emigración de los judíos iraquíes, en su mayoría hacia el recién establecido Estado de Israel.

El Farhoud tiene nítidos vínculos con el Holocausto, pues fue instigado por líderes árabes plenamente identificados con el régimen nazi, que desempeñó un papel activo en la promoción de la aniquilación de los judíos del Medio Oriente.

La propaganda de Radio Berlín tuvo un papel central en la incitación al pogrom contra los judíos irakíes. Los nazis comenzaron a transmitir en idioma árabe ya desde antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, con contenido anti-británico, anti-americano, anti-soviético, y particularmente propaganda antisemita.

De ese modo, tuvo un papel central en la difusión del antisemitismo de estilo nazi en Oriente Medio.

Los mensajes de las transmisiones de propaganda estaban diseñados para lograr ciertos objetivos, como ganar para los nazis y el Führer la simpatía de la población árabe, avivar los sentimientos nacionalistas árabes, y culpando a los judíos de todas las calamidades y fracasos del mundo árabe. 

Los principales actores detrás de la instigación que llevó al Farhoud fueron Fritz Grobba, el embajador alemán en Bagdad, y el ex mufti de Jerusalén, Hajj Amin Husseini, que en octubre de 1939 que había huido a Irak, en donde comenzó su campaña de incitación contra los judíos iraquíes.

Husseini también formó parte de la red clandestina de Rashid Ali, que buscaba a la monarquía hachemita de Irak para instalar un régimen pronazi.