Soldados israelíes descubren una torre de vigilancia de la época bíblica en su propia base de entrenamiento

Soldados israelíes descubren una torre de vigilancia de la época bíblica en su propia base de entrenamiento

La torre data de la era del rey Ezequías y formaba probablemente parte de una red de fortificaciones mencionada en la que se utlizaba para advertir contra los ataques filisteos...

Soldados de Tzahal descubrieron recientemente una torre de vigilancia del período del Primer Templo, durante una excavación arqueológica en su base en el sur de Israel.

La torre, que se remonta al reinado de Ezequías, rey de Judea del siglo VIII aec, probablemente formaba parte de una red de puestos de observación que utilizaban antorchas como medio para enviar mensajes entre poblaciones.

La Autoridad Arqueológica de Israel (AAI) dice que la atalaya, que se encontró en la base de entrenamiento de la Brigada de Paracaidistas, se construyó con piedras particularmente grandes -algunas de ellas  pesaban hasta ocho toneladas-, y estaba ubicada en un terreno elevado con vistas a las colinas de Hebron, las colinas de Judea y la zona costera de Ashkelon.

La torre parecía ser parte de un sistema de comunicaciones por medio de antorchas que se describe en el Tanaj (la Biblia hebrea).

La ubicación estratégica de la torre era ideal como punto de observación y advertencia contra el enemigo filisteo, una de cuyas principales ciudades era Ashkelon.

El reino de Judea construyó ese sistema de torres y fortalezas -que funcionaba como puestos de comunicaciones, advertencia y señalización- como una forma de transmitir mensajes e inteligencia de campo.

La torre dejó de usarse en el año 701 aec, cuando el rey asirio Senaquerib destruyó 46 ciudades y miles de aldeas y granjas durante su campaña militar en  Judea. Durante la excavación, se descubrió que la entrada a la torre estaba sellada, y los soldados estacionados allí probablemente se retiraron hacia una ciudad fortificada cercana cuando los asirios invadieron la zona.

Unos 2700 años después de la campaña de Senaquerib, soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel descubrieron esta atalaya de soldados del ejército de Judea, muy similares a los que usa el mismo Tzahal hoy en día.