Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Israel: nuevo protocolo para no revictimizar a las víctimas de violencia de género



Israel: nuevo protocolo para no revictimizar a las víctimas de violencia de género

Las nuevas reglas fueron promulgadas luego de 2 años de sobre las dificultades experimentadas por las víctimas durante los procesos judiciales


El sistema judicial israelí publicó recientemente nuevas normas procesales destinadas a facilitar el testimonio de las víctimas de y delitos sexuales, un mental y emocionalmente muy difícil, y a veces incluso traumático.

En los tribunales, las víctimas deben relatar los hechos en detalle, enfrentar a sus atacantes y someterse a un contrainterrogatorio a menudo brutal pòr parte de la defensa.

Los nuevos procedimientos son el resultado de casi dos años de investigación y deliberaciones por parte de un comité encabezado por Dvora Berliner, ex presidenta  Tribunal de Distrito de .

Al comité se le encomendó la tarea de mapear los desafíos y dificultades experimentados por las víctimas durante los casos judiciales y tratar de minimizarlos tanto como fuera posible.

Las nuevas reglas, publicadas por la presidenta de la Corte Suprema, Esther Hayut, establecen que siempre que sea posible, el testimonio de la denunciante será lo primero ser escuchada por el tribunal ese día, y la audiencia comenzará con el testimonio. 

El objetivo es evitar que la víctima tenga que esperar, a veces durante horas, a que finalicen otros procedimientos judiciales.

Los tribunales harán un esfuerzo por escuchar el testimonio completo en un solo día o en varios días consecutivos, a menos que los jueces concluyan que es un esfuerzo adicional para la víctima.

Además, los paneles judiciales que se ocupan de los casos de delitos sexuales deberán estar integrados por jueces y juezas.

Se deberá asignar una sala o lugar “respetuoso y seguro” a la víctima y sus acompañantes, donde no se permitirá la entrada al sospechoso o acusado y a sus asociados o cualquier persona enviada por ellos. 

En los juzgados donde eso sea imposible, se habilitará un lugar custodiado por guardias judiciales continuamente presentes para evitar el contacto con el acusado y las personas relacionadas.

Cada tribunal designará a un funcionario encargado de asignar una sala de espera a las víctimas, coordinar sus necesidades de seguridad durante su estadía en el tribunal, ofrecerles la opción de ver la audiencia a través de imágenes de video cuando no sea necesaria su presencia en la sala del tribunal y coordinar un recorrido preparatorio por el tribunal antes de la audiencia, si así lo solicita.

Las normas también exigen que los tribunales conduzcan el proceso y dicten sentencia en un tiempo “razonable”, sin demoras innecesarias, reconociendo los “beneficios terapéuticos al final del juicio, lo que ayuda a la y aclimatación psicológica de la víctima después del juicio”.