El “shabes goi” y el vibrador



El "shabes goi" y el vibrador

Una meidele, un "" y un vibrador van al kabalat : el mundo ortodoxo como nunca lo viste...


Powderkeg: Fuse es una incubadora para directoras de cine motorizada por Powderkeg, la productora de contenido digital del director de cine y guionista Paul Feig y su socia Laura Fischer.

Cuando pidieron que les envíen cortos basados en la vida de distintas comunidades de Los Angeles, la directora Talia Osteen dudó entre mostrar en el suyo el mundo de las madres lesbianas del este de la ciudad, o en el de los judíos ultraortodoxos del barrio de Pico Robertson.

Sara Hess, su esposa y productora y guionista de “Orange is the New Black”, le sugirió que se incline por la segunda opción.

Aunque consciente de que los aspectos más sombríos del mundo ultraortodoxo merecen ser retratados, Osteen decidió mostrar la otra parte, la que habitualmente no se ve y se cree que no existe.

Sabía que debía incluir la figura del “shabes goi”, una persona no judía que puede realizar una acción que a los judíos les está prohibida en shabat, siempre que no se lo pidan explícitamente.

También que quería cambiar el prejuicio de que los judíos no son personas tan sexuales como cualquier otra. 

Y donde la película subvierte más directamente los estereotipos es en la forma en que representa la de las mujeres.  

¿Qué pasa cuando en pleno kabalat shabat familiar, con tu novio y su familia incluidos, tus sobrinos encuentran tu vibrador y lo encienden?

Así comienza “The Shabbos Goy”. Si no sabes inglés, te traducimos la pregunta del millón: “¿en serio el judaísmo te permite usar un vibrador, pero no apagarlo en shabat?“.