Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Joshua Angrist: de Maimónides al Premio Nobel



Joshua Angrist: de Maimónides al Premio Nobel

El camino de Joshua Angrist al Premio Nobel de Economía 2021 comenzó con una teoría de Maimónides...


Joshua Angrist, parte del trío que ganó el Premio Nobel de Economía 2021, ha utilizado -en gran parte de su investigación sobre los experimentos naturales- la utilización en el sistema educativo israelí de una teoría de Maimónides.

Angrist y Guido W. Imbens ganaron la mitad del premio (la otra mitad fue para David Card) por resolver los problemas metodológicos que impedían a los economistas sacar conclusiones sólidas sobre causa y efecto, incluso aunque no puedan realizar investigaciones de acuerdo con métodos científicos estrictos. .

El comité del Nobel dijo que los tres compartieron el premio por aportar “nuevos conocimientos sobre el mercado laboral” y por mostrar “qué conclusiones sobre causa y efecto se pueden extraer de los experimentos naturales”.

Pero gran parte del trabajo de Angrist se ha basado en sus investigaciones en Israel en particular sobre educación y trabajo.

Angrist comenzó a trabajar en los experimentos naturales, el área por la que ganó el Premio Nobel, con una investigación centrada en el sistema educativo israelí, que tiene una cantidad máxima de alumnos en el aula en base a una teoría del sabio judío del siglo XII Maimónides.

La regla en realidad se remonta al Talmud pero fue Maimónides el que la popularizó, abogando por una cantidad máxima de 40 alumnos por clase.

Hasta el día de hoy se la sigue llamando “Regla de Maimónides”. En la época del estudio original de Angrist, si había 41 alumnos se dividía la clase, pero si había 39 continuaba siendo una sola.

Esto daba la oportunidad de estudiar un buen experimento natural.
 
En ese estudio, se encontró que la reducción del tamaño de la clase se relacionaba con un aumento significativo y sustancial en los resultados de los exámenes de los alumnos de cuarto y quinto grado, pero no en los de tercer grado.
 
Años más tarde repitieron la investigación con un tamaño de muestra más grande, y obtuvieron diferentes resultados: no encontraron relación entre el tamaño de la clase y el rendimiento.

Aunque no lo sabe a ciencia cierta, Angrist piensa que la cantidad de alumnos por clase en Israel se redujo hasta el punto de que los cambios ya no eran relevantes.

Angrist también ha escrito varios artículos sobre la educación y las condiciones laborales en Gaza y Cisjordania y en 2001 publicó un artículo sobre el impacto de la formación de los docentes en las escuelas públicas de Jerusalén.

También se desempeñó en 1994 como miembro del Grupo de Trabajo del Ministerio de Finanzas de Israel sobre las relaciones en el mercado laboral israelo-palestino 

Poco después de graduarse del Oberlin College en Ohio, Angrist sirvió como paracaidista en las Fuerzas de Defensa de Israel. Más tarde enseñó en la Universidad Hebrea de Jerusalén.
 
Referencias:
 
Angrist, Joshua D., and Victor Lavy. “Using Maimonides’ Rule to Estimate the Effect of Class Size on Scholastic Achievement” The Quarterly Journal of Economics, vol. 114, no. 2, Oxford University Press, 1999, pp. 533–75
http://www.jstor.org/stable/2587016.