Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Apolo, el dios “kosher”



Apolo, el dios "kosher"

El dios sol, símbolo de salud y prosperidad, fue el único dios pagano utilizado por los judíos durante el período del Segundo Templo...


El descubrimiento de un raro anillo de sello de 2.000 años de antigüedad grabado con la imagen del dios griego del sol, Apolo, es una nueva evidencia del judaísmo pluralista que recorría las calles de la antigua Jerusalén durante el período del Segundo Templo.

El sello de jaspe marrón oscuro fue descubierto recientemente en el marco del Proyecto de Cribado Arqueológico en el Parque Nacional del Valle de Tzurim, en tierra proveniente de las excavaciones en curso en los cimientos del Muro de los Lamentos.

El hecho de que un judío eligiera el símbolo de un dios griego muestra la amplia variedad de prácticas en Jerusalén. Todo el mundo era judío, pero había diferentes grupos y perspectivas.

Los sellos como el encontrado se utilizaban para rubricar contratos, cartas, testamentos y bienes o paquetes de dinero. 

La imagen que contiene es un perfil de Apolo muy típico, con una larga cabellera que se derrama sobre un cuello robusto. Tiene nariz grande, labios gruesos y mentón pequeño y prominente. El cabello está trenzado por encima de la frente, con largos rizos que llegan hasta el hombro.

¿Qué hace un dios pagano en un típico barrio judío de la Jerusalén del siglo I ec?

Hasta el momento ya se han encontrado varios artefactos arqueológicos que datan del período del Segundo Templo en el que Apolo juega un papel protagonista: dos sellos con la imagen de Apolo se encontraron nada menos que en Masada, y otros dos en Jerusalén, uno también en las excavaciones de los túneles de drenaje del Muro de los Lamentos, y otro en una tumba en el monte Scopus.

Durante el período romano hicieron su aparición otros miembros del panteón greco-romano, pero de los siglos anteriores no se ha encontrado más que a Apolo.

Este dios simbolizaba la luz, la salud y el bienestar y el éxito en general -una aspiración universal-, y era seguramente por eso que lo consideraban “kosher” los judíos del Segundo Templo.

Al final del período del Segundo Templo, el dios sol Apolo era una de las deidades más populares y veneradas en las regiones del Mediterráneo oriental.

Apolo era un dios con múltiples funciones, significados y epítetos. Es probable que su asociación con el sol y la luz (así como con la lógica, la razón, la profecía y la curación) fascinara a algunos judíos, dado que la oposición “luz versus oscuridad” estaba presente de manera prominente en la cosmovisión judía de esos días.