Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

2 de Septiembre: Viktor Frankl



2 de Septiembre: Viktor Frankl

El 2 de Septiembre de 1997 fallece Victor Frankl, sobreviviente del Holocausto y fundador de la logoterapia


Viktor Frankl, que narró como preservó su salud mental mientras estaba prisionero en un campo de concentración en “El Hombre en busca de sentido” (1946), murió en esta fecha en Viena en 1997. 

El Dr. Frankl dirigió el “pabellón de suicidas “del Hospital General de Viena desde 1933 hasta 1937, en donde trató a miles de personas con intento de suicidio. 

Luego de la anexión de Austria por los nazis,  siguió trabajando bajo los nazis como neurólogo y neurocirujano en el Hospital Rothschild de Viena hasta 1942, cuando él, su esposa Tilly y sus padres fueron deportados al campo de concentración de Theresienstadt. 

Trabajando con los rabinos Leo Baeck y Regina Jonas, salvó a cientos de sus compañeros de prisión del desaliento y el suicidio y dio conferencias sobre salud mental. 

En 1944 logró soportar la vida como esclavo en Auschwitz y Dachau mientras perdía a su esposa en manos de  los verdugos nazis en Bergen-Belsen. 

Aferrándose a su memoria, más tarde escribió que “comprendió el significado del mayor secreto que la la poesía, el pensamiento y la creencia humanas tienen para impartir: la salvación del hombre es da a través del amor y en el amor“. 

Frankl sobrevivió, escribió 32 libros y se convirtió en el fundador de la corriente de psicoterapia llamada “logoterapia” que se basa en la teoría de que la búsqueda de sentido es la motivación primaria del ser humano.
 
Frankl ya venía trabajando en ese sentido desde antes de la guerra, pero fue su experiencia en los campos de exterminio la que representó un mojón fundamental de sus desarrollos teóricos.
 
Todo puede serle quitado a un hombre o a una mujer, excepto una sola cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente a cualquier circunstancia para decidir su propio camino”  
Viktor Frankl