Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Chistes judíos: Santo remedio



Chistes judíos: Santo remedio

El mejor antídoto contra tías cargosas...


Mis tías solían acercarse a mí en las bodas, dándome golpecitos en las costillas y diciendo:

Eres el siguiente…


Dejaron de hacerlo cuando yo empecé a hacer lo mismo en los funerales.