Arme Ritter (o “Caballeros pobres”)

Un clásico alemán amado por judíos y no judíos, mencionado hasta por los hermanos Grimm

Ingredientes

Este plato ha recorrido un largo camino,  a lo largo del cual ha sufrido variaciones. De Alemania pasó a Francia (por eso se lo conoce también como tostadas francesas), de allí a España con el nombre de torrijas, de allí pasó a México con el mismo nombre, y al llegar a la península de Yucatán el círculo se cierra, y vuelve a tomar el nombre de caballeros pobres.

La receta que aquí te proponemos es la versión preferida por la comunidad judía alemana:

2 panes del día anterior (estilo francés o alemán)

2 tazas de leche

2 huevos

1 1/4 taza de pan rallado

Relleno:

250 gr de dulce de ciruelas

1 cucharadita de ron

1 pizca de canela

Cáscara rallada de 1 limón

Procedimiento

Cortas los panes, sin la corteza, en rebanadas de 1 cm de grosor.

Mojarlas en la leche y pasarlas por el huevo batido y el pan rallado. Freír en manteca.

En vez de mojar el pan en leche, se lo puede mojar en vino y proceder de la misma manera. Se llaman entonces “Caballeros borrachos”.

Antes de servirlos, se untan con una capa gruesa de dulce de ciruelas mezclado con el ron, la canela y la cáscara de limón.

Se juntan de a dos, formando un “sandwich”.