Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Alimentos afrodisíacos de la cocina judía: la cereza



Alimentos afrodisíacos de la cocina judía: la cereza

Las cerezas y guindas son muy apreciadas por las cocinas ashkenazí y sefaradí, y también por quienes esperan tener una noche romántica...


Las cerezas en la cocina judía

Al igual que otras frutas veraniegas (grosellas, frambuesas y grosellas, albaricoques y ciruelas pasas), las guindas eran muy apreciadas por los judíos de Europa central y oriental.

Cuando llegaba la temporada, todo el mundo se apresuraba a hacer sopa de cerezas y compota, pasteles, strudels y tartas, usarlas como relleno de varenikes o kreplaj, y preparar grandes cantidades de mermelada que prolongarían la temporada de la preciada fruta.

Las guindas, su pariente cercano, rápidamente encontraron su camino hacia el catálogo de licores askenazíes: En Alsacia, las guindas se utilizan para hacer el conocido brandy de cerezas llamado kirsch, y en Europa del Este se maceran con azúcar y vodka para hacer el vishniak.

La mayoría de esas recetas no eran muy diferentes de las que se preparaban en las casas no judías de esas regiones. Y, sin embargo, eran profunda y decididamente importantes para las familias judías.

Debido a que las guindas maduraban alrededor de Shavuot, las blintzes y la sopa de guindas se convirtieron en platos importantes para las fiestas.

Su sabor agrio incicaba el comienzo de una temporada de frescura de verano que equilibraba los platos más pesados que los judíos asquenazíes preparaban típicamente durante los meses más fríos.

Las guindas también son un ingrediente importantes de otras cocinas judías. Los judíos sefardíes y del Medio Oriente emplean la fruta en platos salados como en dulces.

Son parte de un grupo más grande de ingredientes agridulces, como el tamarindo, las uvas verdes, las ciruelas verdes, la granada y el limón, que se usan para añadir  sabor a una variedad de guisos, salsas y otros platos.

Los judíos persas agregan la fruta ácida a los pilafs de arroz y hacen una mermelada de cereza con sabor a cardamomo.

Los judíos sirios cocinan a fuego lento albóndigas en una salsa agridulce hecha con guindas.

Y en Italia, las cerezas son un relleno común de tartas como las de la Pasticceria Boccione, una pequeña panadería kosher de 200 años de antigüedad en el barrio del gueto judío de Roma, en donde las crostatas de ricotta y guindas son uno de los favoritos de los clientes.

Las cerezas como afrodisiaco

Las cerezas han sido consideradas desde hace siglos como estimulantes de la pasión, con su hermoso color rojo y su delicada piel.

A menudo combinadas con chocolate, son un presente aún más significativo porque solo están disponibles una temporada al año.

Aparte de eso, se ha dicho que las cerezas aumentan la producción de feromonas y mejoran el flujo sanguíneo saludable, dos noticias excelentes para la vida amorosa.

Y aunque no reciben el mismo tipo de atención por sus beneficios para la salud que los arándanos, las cerezas son una fuente de antioxidantes. Aunque la concentración de antioxidantes difiere según la variedad, es seguro decir que todas las cerezas poseen compuestos antiinflamatorios.

Y  combatir o reducir la inflamación ayuda a garantizar la salud del corazón y la salud sexual al mejorar el flujo sanguíneo (esencial es esencial para experimentar la excitación y el clímax amatorio).

Las cerezas también pueden hacer que luzcas lo mejor posible, pues contienen vitamina C, que ayuda a la piel a permanecer sana y radiante.

Y, por supuesto, los mismos antioxidantes que ayudarán a mantener tu salud cardiovascular están asociados con el combate contra los signos visibles del envejecimiento.

Siguiente: Pastel cordial de cerezas