Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Startup israelí predice la resistencia de los tumores a la quimioterapia



Startup israelí predice la resistencia de los tumores a la quimioterapia

NewStem desarrolla un kit de diagnóstico que utiliza células haploides para ayudar a los médicos a evitar terapias ineficaces


Los pacientes con cáncer están sujetos a rondas de tratamiento con quimioterapia, con la esperanza de que sean destruidas las células cancerosas.

Pero el problema es que también son atacadas células sanas, lo que hace que muchos vean a la quimioterapia como un tratamiento tan severo como la enfermedad que pretende combatir.

Por ello, resulta especialmente terrible cuando los tumores blanco presentan mutaciones celulares que son resistentes a la quimioterapia, o desarrollan resistencia posteriormente, haciendo que el tratamiento sea ineficaz y sin sentido.

Pero investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem dicen que han desarrollado una forma de predecir la resistencia a los tratamientos de quimioterapia, lo que puede ayudar a médicos y pacientes a enfocar mejor los tratamientos y ayudar a reducir dramáticamente los niveles de resistencia desde el actual 50 por ciento.

NewStem, una nueva empresa de biotecnología creada por el profesor Nissim Benvenisty del Centro Azrieli de Células Madre e Investigación Genética en la Universidad Hebrea de Jerusalén, dice que descubrió y logró “cosechar” células madre embrionarias pluripotentes humanas que tienen un solo conjunto de cromosomas, llamadas células haploides, a diferencia de las células diploides (que tienen con dos juegos de cromosomas y que se encuentran en la mayoría de las células humanas)-

Estas células madre pluripotentes tienen la capacidad de convertirse en cualquier tipo de célula, por ejemplo, células del corazón o del cerebro.
Usando esas células haploides, los investigadores crearon una “línea celular” en la que un pequeño número de células se hacen proliferar. 

Luego mezclaron esas células usando una técnica de edición del genoma llamada Crispr Cas, que provoca mutaciones, logrando crear una biblioteca con 180.000 mutaciones en 18.000 genes, o una media de 10 mutaciones por gen, lo que cubriría todos los genes relevantes para fines terapéuticos.

Luego, se expone el tratamiento de quimioterapia y presentarlo a la biblioteca de mutaciones y se ve si todas las células mueren. Si algunas células sobreviven y proliferan, eso significa que tienen mutaciones que causarán resistencia a la quimioterapia.

Para las personas con ese tipo de mutaciones, se recomienda no usar ese tratamiento de quimioterapia en particular, ya que no será efectivo.

De esa manera, al reducir drásticamente la tasa de resistencia, se podría aumentar en forma significativa la eficacia de los tratamientos.