Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Los edulcorantes perjudican la capacidad de las bacterias intestinales para ayudar a nuestra salud: estudio israelí



Los edulcorantes perjudican la capacidad de las bacterias intestinales para ayudar a nuestra salud: estudio israelí

Los investigadores encontraron que los tres edulcorantes artificiales más comunes causan una "interrupción en la comunicación" entre las bacterias, lo que puede aumentar el riesgo de obesidad, diabetes y problemas digestivos


Los edulcorantes artificiales provocan una “ruptura en la comunicación” entre las bacterias intestinales, cambiando el microbioma y aumentando potencialmente el riesgo de enfermedad, dicen los científicos israelíes.

Las bacterias intestinales nos mantienen sanos, pero para ello debe existir un equilibrio entre las distintas poblaciones microbianas.

El mismo se mantiene gracias a un mecanismo de comunicación que utilizan las bacterias, llamado “quorum sensing”, que les permite detectar y responder a la densidad poblacional mediante la regulación de sus propios genes, lo que afecta a su vez a su comportamiento.


Es esa comunicación la que interrumpen los edulcorantes artificiales, y lo que hace pensar que podrían ser problemáticos a largo plazo.

Los investigadores israelíes expusieron las bacterias a diferentes edulcorantes, en condiciones de laboratorio.

Utilizaron bacterias emisoras de luz, que disminuía si se interrumpía la comunicación bacteriana, lo que ocurrió con los tres edulcorantes más comunes: sacarina, aspartamo y sucralosa.

No pasó lo mismo con tres edulcorantes menos comunes: acesulfame de potasio, advantame y neotame. No es estudió la stevia..

Una vez que la comunicación entre las bacterias se daña, ya no pueden comportarse adecuadamente como una ‘comunidad’.

Al interrumpir el natural equilibrio entra las poblaciones bacterianas en el intestino, se pueden producir problemas en la digestión y un mayor riesgo de obesidad, diabetes tipo dos y otros problemas de salud.

Los investigadores dicen que, frentes a estos resultados, los fabricantes deberían comenzar a etiquetar mejor los productos para mostrar la cantidad de edulcorante que contienen, para que los consumidores puedan tomar decisiones informadas.

Referencias:

Inhibitory Effects of Artificial Sweeteners on Bacterial Quorum Sensing, Victor Markus, Marilou Shagan,Barak Halpern,Tal Bar,Esti Kramarsky-Winter,Kerem Teralı, Nazmi Özer,Robert S. Marks, Ariel Kushmaro,Karina Golberg, Int. J. Mol. Sci. 2021, 22(18), 9863
https://doi.org/10.3390/ijms22189863