Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

El cannabis podría ofrecer una cura para la demencia: estudio germano-israelí



El cannabis podría ofrecer una cura para la demencia: estudio germano-israelí

Un estudio conjunto de científicos alemanes e israelíes ha descubierto que el cannabis mejora la memoria y el funcionamiento cognitivo cuando se administra en dosis pequeñas y controladas


Los hallazgos del equipo de investigadores de la Universidad de Bonn y de la Universidad Hebrea de Jerusalén se publicaron en la revista Nature Medicine, y podrían abrir el camino para nuevos tratamientos de la demencia y otros trastornos cognitivos.

El ingrediente activo de la marihuana, tetrahidrocannabinol o THC, fue identificado por primera vez por un equipo de investigadores de la Escuela de Farmacia de la Universidad Hebrea en 1964, y su aislamiento, elucidación de la estructura y síntesis total fue realizada por el químico orgánico israelí Prof. Raphael Mechoulam en
1970.

Desde entonces, Israel se transformó en líder mundial en investigación del cannabis. Durante décadas, fue prácticamente el único país en el que se realizaban tales estudios científicos.

El envejecimiento cerebral

A medida que el cerebro envejece, la capacidad cognitiva disminuye, lo que hace más difícil de aprender cosas nuevas o realizar múltiples tareas al mismo tiempo.

Aunque este proceso es normal, en algunos casos evoluciona hacia la demencia, que puede obedecer a múltiples causas.

Investigadores de todo el mundo han buscado durante mucho tiempo formas de hacer más lento o incluso revertir este proceso, y es en ese marco que se inscribe el trabajo conjunto de alemanes e israelíes.

Durante cuatro semanas, el equipo de investigación administró una pequeña cantidad de THC a ratones de dos, 12 y 18 años meses. Los ratones normalmente muestran déficits cognitivos pronunciados ya a partir del año de edad.

Luego evaluaron la capacidad de aprendizaje y el rendimiento de la memoria de los ratones, incluyendo habilidades de orientación y reconocimiento de otros ratones.

Los que recibieron placebo mostraron capacidades de aprendizaje y pérdidas de memoria que dependían de su edad.

Pero las funciones cognitivas de los roedores tratados con el cannabis era tan buenas como las de los animales del grupo de control, de dos meses (o sea, jóvenes).

El tratamiento revirtió por completo la pérdida de rendimiento cognitivo en los ratones de mayor edad.

El cannabis y el cerebro

Los científicos también descubrieron que el cerebro de un ratón envejece mucho más rápido cuando carece de receptores funcionales para el THC.

Esos receptores de cannabinoides 1 (CB1) son proteínas a las que se acopla el THC, lo que desencadena una cadena de señales entre las neuronas.

El CB1 es también el responsable de los efectos psicoactivos del THC -que se acumulan en la receptor.- presente en el hachís o la marihuana,

El THC imita el efecto de los cannabinoides producidos naturalmente en el cuerpo, que cumplen funciones importantes en el cerebro.

A medida que envejecemos, la cantidad de cannabinoides que se forman naturalmente en el cerebro se reduce. Cuando la actividad del sistemacannabinoide
se deteriora, se produce un rápido envejecimiento en el cerebro.

El tratamiento con THC indujo cambios moleculares y epigenéticosen el cerebro de los ratones que no se correspondían ya con el de los animales de mayor edad no tratados, sino que eran similar a los que se ven en los animales jóvenes,

Además, el número de enlaces entre las células cerebrales también aumentó, algo imprescindible para una capacidad de aprendizaje adecuada.

Se administró una dosis baja del THC para disminuir al máximo los efectos psicoactivos en los ratones.

Como siguiente paso, los investigadores esperan realizar un ensayo clínico para investigar si el THC también revierte los procesos de envejecimiento y mejora la
capacidad cognitiva en el cerebro humano.