Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Todo lo que siempre quisiste saber sobre Sucot (la Fiesta de las Cabañas)



Todo lo que siempre quisiste saber sobre Sucot (la Fiesta de las Cabañas)

¿Cuál es el origen de ? ¿Cómo se construye una sucá?


Y te alegrarás en tu fiesta [Sucot], con tu hijo y tu hija, tu siervo y tu sierva, el levita y el forastero, el huérfano y la viuda que están en tus ciudades. Siete días celebrarás fiesta al SEÑOR tu Dios en el lugar que escoja el SEÑOR; porque el SEÑOR tu Dios te bendecirá en tus cosechas y en toda la obra de tus manos; y no tendrás sino alegría.   
Deuteronomio 16:14-15

Sucot es una festividad que dura ocho días y que comienza cinco días después de Iom Kipur, y que tiene dos dimensiones principales.

Un aspecto es la alegre celebración de la cosecha de otoño, practicada desde la antigüedad.

La otra característica de Sucot es la construcción de “cabañas” (sucot) como las que refugiaron a los israelitas durante su errancia por el desierto de Sinaí.

Lo frágil y efímero de esas construcciones nos recuerda que lo realmente sólido en nuestras vidas es la presencia de Dios y no las cosas materiales, como casas, autos, ropa y similares.

La sucá (“cabaña”) se levanta justo antes de la festividad, por lo general en los patios traseros de las casas cuando ello es posible. En ellas se come e incluso se duerme durante toda la duración de Sucot.
 
Sucot es la más “corporal” de todas las , incluye a dos días especiales: Hoshaná Rabá y Shemini Atzeret, y concluye con otra festividad, Simjat Torá.

¿Qué es y cómo se construye una sucá?

La festividad de Sucot, a veces denominada “Hejag” (“la fiesta”) en la Biblia (Levítico 23: 39-40), celebra tanto historia como naturaleza.

Después de que los israelitas fueron redimidos de la esclavitud en Egipto, erraron sin abrigo por el desierto del Sinaí. La Biblia nos dice que vivieron en cabañas durante cuarenta años bajo la protección de Dios, pero no sabemos exactamente cómo se veían las cabañas. 

A lo largo de la historia, los judíos las han construido como pequeñas chozas de madera, en los patios traseros o en los porches, balcones o terrazas de sus casas.

Casi todas las sinagogas construyen sucot para uso comunal  y de quienes no pueden construir las suyas,
 
La tradición judía indica comenzar el proceso de construcción de la sucá en el momento en que termina Iom Kipur, pero la mayoría de los judíos no lo hace inmediatamente después de haber ayunado durante más veinticuatro horas.

En su lugar, hay quienes erigen simbólicamente uno de sus postes, como señal de su deseo de pasar inmediatamente de un día festivo al siguiente.

La Halajá (ley judía) dice que la sucá debe tener más de dos paredes y ser lo suficientemente grande como para que alguien pueda comer dentro de ella.

Pero quizás la regla más importante con respecto a la construcción de una sucá es que debe ser una estructura temporal. Ese es su mensaje principal: así como Dios protegió a los israelitas en su precario viaje a través del desierto, así nos protegerá en nuestro precario viaje por este mundo.
 
El techo de la sucá debe estar hecho de materiales orgánicos que ya se hayan desprendido cuando son encontrados, tales como ramas de árboles u hojas de palmera.

No está  permitido destruir cualquier cosa viva para ponerla en la parte superior de la sucá.

Ese material se llama “sejaj” (materia prima vegetal sin terminar).

La regla más importante al respecto es que siempre se deben poder ver las estrellas, y no se puede poner tanto sejaj en el techo que impida verlas. porque son un símbolo de la presencia de Dios.
 
A Sucot se la llama también “zman simjateinu”, “el tiempo de nuestro alegría. Debido a que la festividad ocurre tan cerca después de Iom Kipur, donde nos hemos encontrado cara a cara con nuestra mortalidad, la festividad de Sucot es un alivio.

Nos desprendemos de la solemnidad de Iom Kipur, y abrazamos Yom Kipur y abrazar esta fiesta en la que llevamos palmas y cidras a la sinagoga.

El origen y trasfondo histórico de Sucot

Sucot comienza el veintidós del mes de Tishrei, correspondiente a una fecha en septiembre u octubre que varía de año en año.

Se parece a Pesaj (la Pascua hebrea) en que ambas fiestas dan inicio a una estación del año y celebran una cosecha.

Debido a que Sucot está asociada con la temporada festiva de otoño y representa su conclusión, es extremadamente importante en el calendario religioso.

En Sucot hacemos un “comienzo limpio” del nuevo año.

Cuando los israelitas llegaron a la Tierra de Israel, se convirtieron en agricultores. Durante la cosecha de otoño, construían casetas para protegerse del sol durante la cosecha.

Como resultado, Sucot se convirtió en una fiesta que celebra tanto la cosecha como los cuarenta años de vagabundeo por el desierto. La sucá se convirtió en un símbolo de la protección de Dios, y la fiesta en motivo de festín y acción de gracias.

En la liturgia judía, la imagen de la sucá como protección de Dios es muy importante. En cada servicio de oración vespertino, o antes de acostarse, le pedimos a Dios que extienda un “sucat shalom”, un “refugio de paz” sobre el pueblo de Israel.

Por la  relación con la cosecha de la fiesta, Sucot se conocía originalmente como “Jag Ha’asif” (“Fiesta de la Recolección”).
 
El octavo día de Sucot es llamado “Shemini Atzeret (“Octavo día de asamblea”). Es un día más sombrío que el resto, y su elemento más destacado es la plegaria por la lluvia.

Todo el resto de las costumbres de Sucot se mantienen en este día: encendido de las velas, comida y ropa festiva, y bendiciones sobre el vino y el pan.

Siguiente: Costumbres y observancias de Sucot