Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Seder de Pesaj: la cena y las canciones



afikoman de pesaj

LA CENA


Cumplido con todos los requisitos del Séder tradicional, se procede a servir la cena.
La cocina de Pésaj es por eso muy distinta a la de los otros días. La casa judía respira en la semana de Pascua un aire singular e inolvidable, que también contribuye a grabar en la memoria de los niños y mayores la grata semana durante la cual se celebra la liberación del pueblo del yugo de la esclavitud.
Para el Seder se estableció con el tiempo un menú tradicional, pero varía de comunidad en comunidad.
Como entrada figura casi infaliblemente entre los judíos ashkenazíes (provenientes de Europa oriental) el manjar predilecto: el pescado relleno (gefilte fish).
Tradicionalmente, entre el pescado y el primer plato de carne debe servirse la sopa, para introducir una separación.
En el caldo de Pésaj se colocan unas bolitas de harina de matzá, conocidas con el tradicional e intraducible nombre de “Kneidlaj” que tanta trascendencia adquirieron con el tiempo y que figuran en dichos populares, como aquella famosa sentencia: “A este le interesan más los “kneidlaj” que la Hagadá”, lo que en más de un caso resulta rigurosamente cierto…
Afikoman en familia
No puede faltar en la mesa del Séder el plato substancioso de carne. En el antiguo Israel la carne era el plato de los ricos y el vino su bebida. En la noche del Séder hasta el judío más pobre tiene el deber de regalarse con esta comida de los ricos, porque es un hombre libre. 
La carne viene preparada con ingredientes a base de harina de “matzá”, que se conocen también con una serie de nombres intraducibles: “jremzlaj”, “falirchekes”, “Teiguejtz”, etc.
En la noche del Séder no se come postre. Lo reemplaza aquel simple pedazo de “matza”, que el oficiante “separó” y guardó al comenzar la ceremonia y que se denomina con el término griego barbarizado “Afikoman”. 
De esta manera se termina la cena de un modo simbólico, comiendo pan tan sólo, el único alimento al alcance del esclavo para comenzar y concluir sus comidas regulares.
Después del “Afíkoman” no se puede comer más, pero beber sí, y se toman las otras dos copas de vino para completar las cuatro reglamentarias, correspondiendo la tercera a la oración después de la cena y la cuarta a los cánticos con los que concluye el Séder. 
Se puede también tomar otras bebidas. También se puede tomar durante la cena todo el vino que se desee, sin que estas copas entren en la cuenta de las cuatro reglamentarias y prescritas.
Libro gratis: Guia de Pesaj
Descubre ahora cómo finaliza el seder de Pesaj en nuestro libro gratis “Guía de Pesaj”
Haz clic aquí si no se descarga el libro gratis