Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

La liberación de Dachau



La liberación de Dachau

El 29 de abril de 1945, el Séptimo Ejército de los Estados Unidos libera el campo de concentración de Dachau


El 29 de abril de 1945, la 45º División de Infantería del Séptimo Ejército de los Estados Unidos liberó Dachau. Los soldados se vieron tan angustiados por lo que vieron que mataron a los guardias nazis que permanecieron en el campo.

La Associated Press escribió en “The Patriot” el 1 de mayo de 1945, “El infame campo de concentración en Dachau al noroeste de Munich fue tomado por el Séptimo Ejército de los Estados Unidos, que derribó con ametralladoras la resistencia de los guardias nazis guardias y liberó a 32.000 presos políticos ”.

Hasta ese momento, los estadounidenses tenían tendencia a no creer las atrocidades que fueron infligidas a los prisioneros por los nazis.

Después de que un grupo de editores de periódicos y editoriales visitaran varios de los campos alemanes, un grupo de 12 miembros del Congreso: seis senadores y
seis representantes, los recorrieron.

La Associated Press informó el 15 de mayo de 1945 su reporte ante el Congreso:

En asombrado silencio, el Congreso escuchó hoy a los testigos presenciales la espantosa historia de los campos de tortura de Alemania, donde miles de esclavos vivían como ganado y morían como bestias.

El informe de los seis senadores y seis diputados que visitaron tres notorios campos de concentración fue leído simultáneamente en las dos cámaras por el senador Barkley y el representante Thomason.

Fue una amarga denuncia del gobierno alemán, una acusación por el gravísimo cargo de asesinato en masa. No perdonó al público alemán.

El senador Barkley tampoco perdonó al ejército alemán. Dijo que era inconcebible que el estado mayor general no hubiera sabido de las prácticas salvajes de las SS y la Gestapo.

Los 12 legisladores visitaron Buchenwald, Nordenhausen y Dachau, los campos para presos políticos más notorios. Vieron a los muertos, vieron a los moribundos. Barkley dijo que algunos prisioneros indefensos murieron mientras los investigadores estadounidenses estaban allí.

Dachau fue invadida tan rápido por las tropas estadounidenses, según el informe, que ninguna de las pruebas de las atrocidades pudo ser destruida. Eso fue también en gran parte cierto en Buchenwald.

En Nordenhausen, las tropas estadounidenses tardaron tres semanas, pero los hechos fueron fácilmente reconstruidos a través de los testigos presenciales.

Los 12 legisladores concluyeron que todo apuntaba a “un calculado y diabólico programa de tortura y exterminio planificado por quienes tenían el control del gobierno alemán
“.

En Dachau, los científicos nazis experimentaron con los efectos de la congelación y los cambios de la presión atmosférica en los reclusos, los infectaron con malaria y tuberculosis los trataron con drogas experimentales, y los obligaron a probar métodos para hacer potable el agua de mar y para detener el sangrado excesivo. Cientos de prisioneros murieron o quedaron lisiados como resultado de esos experimentos.

Ante el avance de las fuerzas aliadas en la primavera de 1945, los alemanes comenzaron a trasladar a los prisioneros a Dachau donde las condiciones se deterioraron y el tifus se propagó en forma desenfrenada.

El 27 de abril de 1945, aproximadamente 7.000 prisioneros, en su mayoría judíos, fueron obligados a comenzar una marcha de la muerte desde Dachau a Tegernsee, lejos al sur. 

Al día siguiente, muchos de los guardias de las SS abandonaron el campo. … mientras se acercaban a él, los estadounidenses encontraron más de 30 vagones de ferrocarril llenos de cuerpos en varios estadios de descomposición.

Dentro del campo había más cadáveres y 30.000 supervivientes, la mayoría severamente emaciados. Algunas de las tropas estadounidenses que liberaron Dachau
estaban tan consternadas por las condiciones en el campo que ametrallaron a al menos dos grupos de guardias alemanes capturados.

Cientos de funcionarios nazis enfrentaron un juicio por cargos de crímenes de guerra más tarde en el año. Muchos fueron condenados y recibieron la pena de muerte por ahorcamiento
 
Era historia de inanición planificada, de uso usando criminales alemanes para destruir la mentalidad “de todos aquellos que se opusieron a la raza superior”, de
enormes hornos para incinerar víctimas y de dispositivos de tortura.

Barkley dijo que la magnitud del horror sólo podía entenderse ante “el hedor” en esos lugares y el “olor a muerte”.

El informe también agregaba que en todas partes había pruebas de que los civiles alemanes estaban “gordos y bien vestidos”.