Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Chistes judíos: El tiro por la culata



Chistes judíos: El tiro por la culata

Kashrut o castidad, he ahí el dilema...


Un sacerdote católico invita a cenar a un rabino. Se sientan a la mesa y a cada uno le sirven un plato de cerdo en salsa.

El rabino se excusa diciendo:

Lo siento, mi religión no me permite comer cerdo…

El cura lo mira burlón y dice:

Más lo siento yo; no sabe lo que se está perdiendo.

A la hora de salir el rabino se despide diciendo:

Por favor me saluda a su esposa…

Lo siento, no tengo esposa, Mi religión no me  permite tener esposa…

dice el cura.

El Rabino lo mira burlón y dice:

Yo lo siento más; ¡no sabe lo que se está perdiendo!