La mejor manera de proteger tu piel del sol

La mejor manera de protege tu piel del sol

Científicos de la Universidad de Tel Aviv identificaron cual es el mecanismo de autoprotección de la piel luego de una exposición a los rayos UV

Este mecanismo biológico, conocido como el “timer de protección UV”, se propaga como si fuera una ola a lo largo de la piel en las 48 horas siguientes a la exposición inicial a los rayos ultravioleta. Este proceso sincroniza la respuesta de la piel a los rayos ultravioleta y media entre dos sistemas de defensa de la piel: la respuesta al estrés y la pigmentación.

El descubrimiento fue motivado por el sorprendente hallazgo de que la exposición a rayos UV de baja frecuencia produce una mayor pigmentación de la piel.

Dos mecanismos de defensa principales protegen naturalmente la piel del daño UV. El primero pone en juego al sistema inmunológico, la inflamación y la reparación del ADN para curar cualquier quemadura o daño causado por la radiación UV, que en última instancia puede causar cáncer de piel. 

El segundo mecanismo, la pigmentación o el bronceado, crea un amortiguador físico para proteger la piel contra la exposición futura.
 
Los investigadores expusieron muestras de piel humana y de ratón a dosis de UV dispares en diferentes momentos para medir las proteínas reparadoras y las respuestas de pigmentación en la piel. Las mediciones revelaron que ciertos genes “aparecieron” en la piel en una secuencia neta y sincronizada en las 48 horas siguientes a la exposición inicial a la radiación UV.
 
Para profundizar en su comprensión del proceso, los investigadores realizaron un modelo matemático del hallazgo, que muestra que la MITF -la proteína que controla los dos mecanismos de protección de la piel se propaga en forma de onda, sincronizando los dos mecanismos de protección. 

Los autores del estudio, la profesora Carmit Levy y la estudiante de doctorado Hagar Malcov-Brog, concluyeron -a partir del resultados del mismo- que la exposición al sol con una frecuencia de una vez cada dos días (es decir: un día sí y dos no) proporciona una protección óptima contra el daño solar.

Cuando la piel se expone al sol, se produce un proceso de formación y destrucción. Así como se suele recomendar ir al gimnasio cada dos días y no a diario, lo mismo ocurre con la protección de nuestra piel del daño solar. 

Si se interrumpe el proceso de protección exponiéndose al sol dos días seguidos, se perturba un mecanismo que requiere un proceso de 48 horas para completar su ciclo.

 Actualmente, los investigadores buscan comprender cómo funciona el “timerde protección UV”, con la hipótesis de que podría estar relacionado con los niveles de vitamina D.

 

Referencias:

UV-Protection Timer Controls Linkage between Stress and Pigmentation Skin Protection Systems, Hagar Malcov-Brog, Ayelet Alpert, Tamar Golan, Mehdi Khaled, Shai S. Shen-Orr, Carmit Levy 

Molecular Cell, Published:October 25, 2018

DOI: https://doi.org/10.1016/j.molcel.2018.09.022