Mundial 2018: Un gol por la paz en Jerusalem